Fotografía: Andrej Ivanov / AFP
Guadalajara, Jalisco.

Tras las declaraciones del secretario de Salud federal, Jorge Alcocer, respecto a que los niños con COVID-19 leve deben ser tratados con té y vaporub, médicos especialistas rechazaron esas recomendaciones y recordaron que el tradicional ungüento, además de ser un derivado del petroleo dañino, puede provocar en los infantes daños en la piel, nariz y ojos, además de que puede provocar otros daños más severos, explica el infectólogo pediatra del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, Antonio Luévanos Velázquez:

“Esta marca que refieren tiene efectos dañinos a las vías respiratorias, son particulas grandes y pueden ocasionar un daño importante, además del petróleo, ¿no? Sí, en sus componentes tienen derivados del petróleo que son agresivos para la vía respiratorias. Lamentablemente lo digo con todo el conocimiento Rocío, usted sabe que esta marca que es un sintomático, tiene muchos años en el mercado y durante mucho tiempo se ha mal utilizado, sin embargo, con esas recomendaciones que la da una autoridad, pues en definitivo preocupa que la gente lo escuche y diga ¡ah con paracetamol y Vick Vaporub ya la hicimos! Esto no, creo que hay que alentar a la gente a que acuda con su médico”.

El también miembro del Colegio de Pediatría lamentó que se minimicen por parte de las autoridades federales los beneficios y la importancia de que la vacunación llegue a todos los menores de edad:

“Esa renuencia de no querer ampliar los esquemas de vacunación a los niños en donde otros países nos ha puesto la muestra de que sí funciona y sería lo ideal, en definitivo es algo en lo que personalmente yo no comparto el que estén dilatando esos grupos de edad. Creo que ha habido oídos sordos al respecto de la importancia de vacunar a la mayor población posible”.

Señaló que hay estados, como Nuevo León, que no han acatado esta disposición de no vacunar a los niños, y por su cuenta han comenzado a proteger a los menores de edad, situación que en Jalisco no se ha atrevido a hacer.

Confirmó que la consulta pediátrica se ha incrementado de manera considerable en lo público y en lo privado. Cada vez se detectan más casos sospechosos de COVID-19, pero también de otras infecciones respiratorias propias de la temporada invernal y por la contaminación

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here