Despedida Tomé
Fotografía: Cortesía
Puerto Vallarta, Jalisco.

A puerta cerrada en la catedral de su natal Irapuato, Guanajuato, fue despedido el empresario inmobiliario José Felipe Tomé Velázquez, quien fue hallado sin vida dos días después de sufrir un violento atentado en Puerto Vallarta, Jalisco.

Sus familiares lo recuerdan como una persona visionaria que deja un legado de desarrollo inmobiliarios en importantes ciudades del país.

Al respecto habla Aurelio Martínez Velázquez, primo de Tomé Velázquez:

“Lo vamos a extrañar, yo creo que fue un hombre visionario, un hombre que le apostó, que creía en México, en un país mejor. Tristemente se nos fue, de una manera muy triste, muy cobarde, pero bueno… a honrar su nombre, ahí queda su legado, sus obras, sus edificios, desarrollos, Acapulco, Cancún, Ciudad de México, Los Cabos, pero bueno, se le va a extrañar”.

Y sin el afán de politizar –dijo- el tema, la muerte de Tomé Velázquez puede ser el reflejo de la inseguridad que se vive en el país.

Audio inserto 2Es un tema grave, yo creo que es un tema grave (el que se vive) de inseguridad y espero que pronto podamos estar en un país más seguro.

El cuerpo de Tomé Velázquez fue velado de manera privada y se celebró una misa a puerta cerrada en la basílica de Irapuato, para posteriormente sus restos ser depositados en el panteón municipal.

Redacción: Javier Frías.