Fotografía: Henry Saldaña.
Guadalajara, Jalisco.

Los últimos dos años, “Chavita”, el menor que fue robado de una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hace 16 años, habitó una vivienda de la calle Begonias y Celosías, en el fraccionamiento Las Lilas 2, en el municipio de El Salto.

A decir de los vecinos, la familia era como cualquier otra. Alejandra trabajaba en una guardería y la pareja de ésta es un hombre que sale desde temprano a laborar. Por su parte, el menor que era buscado por sus padres dese hace 16 años vendía jugos de naranja en un negocio muy cercano a su domicilio.

Hoy, Yasir Macías, padre de “Chavita”, agradece a las personas que dieron los datos para localizar a su hijo y aseguró estar “infinitamente agradecido por haberlo cuidado”.

Respecto a por qué se lo llevaron, o cómo fue la otra familia de Chavita, el padre biológico dijo no tener interés de saberlo, pues para él lo único que cuenta es que finalmente estará con sus verdaderos padres.

Los padres de Chavita, quien tendrá apoyo psicológico para que el acercamiento con su familia biológica sea lo menos complicado posible, afirman que se enfrentaron a la indiferencia de las autoridades para tratar de buscar a su bebé.

Sin embargo, ellos nunca renunciaron, pues toda la familia se unió para tratar de encontrarlo. Tal fue el caso de Enrique Macías, quien apoyado con su motocicleta fue a varios estados del país a verificar los datos que recibían de donde se podría encontrar su sobrino.

Henry Saldaña

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here