Fotografía: CMIC Jalisco
Guadalajara, Jalisco.

La ola de contagios de COVID-19 no ha afectado a las obras en proceso que se ejecutan en la Entidad, informó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Jalisco, Carlos del Río Madrigal, quien precisó que los empresarios del sector apoyan las medidas acordadas por la Mesa de Salud; entre ellas, apelar a la responsabilidad individual del autocuidado, lo que se insiste en los sitios de trabajo a los albañiles, carpinteros, arquitectos, ingenieros y personal administrativo.

“No. En este momento las obras están trabajando al 100 por ciento. Nosotros, como Cámara de la Construcción, estamos de acuerdo en las medidas que anunció la Mesa de Salud en estos días recientes. Nosotros seguimos impulsando a nuestras empresas afiliadas para que sigan implantando todas las medidas de seguridad e higiene al interior, para tratar de mitigar los contagios lo más posible, pero la realidad es que también vemos con buenos ojos que no se ha detenido para nada la industria, que seguimos caminando y seguimos en un proceso de reactivación económica”, subrayó.

La CMIC mantiene una campaña en sus empresas afiliadas para que quienes aún no se vacunen lo hagan.

Carlos del Río explicó, por otro lado, que existe una gran incertidumbre sobre el cumplimiento del compromiso del Gobierno federal para apoyar la construcción de la Línea 4 del Tren Ligero.

Aún hoy se desconoce cuándo y cuánto será el aporte económico que hará la Federación para ese proyecto y para concluir las obras complementarias de la Presa El Zapotillo.

“Como lo comentaba, hay mucha incertidumbre en estos temas, sobre todo en los temas en los que se había comprometido presupuesto federal para la inversión en estas obras. La realidad es que nosotros no tenemos información de que vaya a llegar el recurso de la Federación. Sabemos que el Gobierno del Estado está buscando esquemas de financiamiento para poder ejecutar esta obra con inversión privada. Estamos atentos, hemos estado pugnando porque se abran las reglas con las que se va a buscar este financiamiento”, dijo.

Además, 2022 será un año de pronóstico reservado, debido a que la inflación y el incremento en las tasas de interés pueden afectar los proyectos de obra privada.

El acero, por ejemplo, tuvo un incremento superior al 100% en un año. Sin embargo, el precio ya se estabilizó. Además, ha habido incrementos en el valor de la madera, el cemento y el concreto. El alza en los combustibles también genera un impacto negativo por los fletes y acarreos que realizan las empresas constructoras.

El presidente de la CMIC fue entrevistado durante la entrega del Distintivo de Empresas Socialmente Responsables (ESR) a 23 constructoras.

Las ESR se comprometen a realizar negocios con el compromiso de cuidar el entorno social y medioambiental. En Jalisco hay mil 916 empresas constructoras, de las cuales 239 recibieron el distintivo en 2021 y ahora se suman 23 más.

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here