En Jalisco se desperdicia el alimento suficiente para atender la situación de pobreza que padecen a sus habitantes.