El mexicano Eduardo Ávila consiguió la presea de oro en el judo de los Juegos Paralímpicos de Río 2016, luego de vencer al coreano Jungmin Lee, campeón paralímpico de Beijing 2008, en la categoría menor a los 81 kilos.

A sus 30 años de edad, el azteca dio al país la segunda medalla de oro para la delegación mexicana tras la conseguida por la tabasqueña María de los Ángeles Ortiz en lazamiento de bala.

Ávila dio un paso importante en su carrera deportiva al mejorar el bronce de Londres 2012 en un combate en el cual recibió dos amonestaciones por dejar pasar tiempo y no entrar en combate, pero en el tercer asalto no dudó en dejar el marcador a su favor por 1-0 para llevarse el oro.

El duelo estuvo a punto de cancelarse debido a que el asiático sangró de la nariz y el juez tuvo que suspender por algunos segundos el combate para la revisión del rival. Al reanadarse, Lee emparejó el marcador a un punto, pero le fue retirado por pasividad para que al final el título quedará para el mexicano.

En la etapa semifinal, el judoca tuvo en el ucraniano Oleksandr Kosinov, quien era el vigente monarca de Londres 2012, a un duro sinodal y con entrega supo dominar el combate para estar en la final.

Este duelo en la antesala por la medalla de oro, Ávila manejó bien sus habilidades para someter al europeo tal y como sucedió en el Mundial del 2015.

De esta manera, Ávila dio al país la segunda medalla de oro dentro de los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Además para el judoca esta ciudad carioca le sienta bien porque en los Juegos Para-panamericanos del 2007 también se apoderó del metal dorado.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here