Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

Como parte de la tradición, este 6 de enero los habitantes de Zapotlanejo disfrutaron de la tradicional rosca de reyes… pero en esta ocasión no fue dulce como todas, sino que sus habitantes la degustaron combinada con uno de los platillos típicos de Jalisco: la torta ahogada.

Las familias tapatías se reúnen con esta tradición que pone fin a las festividades de Navidad y Fin de Año, pero en esta ocasión fue diferente, debido a que nació en el municipio de Zapotlanejo una nueva y deliciosa rosca de reyes: un birote salado en forma de rosca, relleno de carnitas, decorado con cebolla blanca y morada, con salsa y chile, además de tacos dorados como adornos.

Por su parte, el Gobierno de Zapotlanejo compartió con los habitantes una megarosca de reyes de 66 metros, cuyo objetivo es de continuar con las tradiciones mexicanas.
Gonzalo Álvarez Barragán, presidente municipal, expuso que desde hace 50 años una panadería es la que tiene la encomienda de hornear, año con año, este delicioso manjar que se distribuye en la explanada de la alcaldía a los cientos de familias que acuden para despedirse de las festividades de fin de año, y esperar el 2 de febrero para hacer los tamales, como lo marca la tradición mexicana.

Henry Saldaña