Fotografía: EFE/ Isaac Esquivel.
Guadalajara, Jalisco.

En periodo vacacional es importante cuidar las medidas sanitarias sociales para prevenir infecciones respiratorias y del virus SARS-CoV-2, además de acudir de manera inmediata al médico en caso de algún síntoma, y por parte de las instituciones de salud mantener el monitoreo permanente.

Aunque a la fecha hay un descenso en el número de contagios, hospitalizaciones y en el porcentaje de letalidad, todavía existe el riesgo de un posible aumento de casos de COVID-19 en las próximas semanas. Ante esta situación, el académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Héctor Raúl Pérez Gómez, llamó a extremar la vigilancia.

Un nuevo rebrote podría darse a los 15 días de regreso de vacaciones, de acuerdo con los datos generados en estos dos años de la pandemia de COVID-19. Durante los meses de abril y mayo es importante reforzar las medidas de salud no médicas para prevenir una recaída epidemiológica.

Las recomendaciones básicas son el uso del cubrebocas, distanciamiento social, el lavado frecuente de manos y acudir a vacunarse contra el coronavirus para protegerse contra alguna enfermedad grave con riesgo de hospitalización.

Isaura López Villalobos