Guadalajara, Jalisco.

Los lesionados y sobrevivientes de las explosiones del 22 de abril de 1992, no solo piden que no se olvide la fecha de la mayor tragedia de Guadalajara. También piden justicia.

A 30 años, el cronista de Guadalajara, Armando González Escoto, advierte que llegó el momento de que se haga justicia.

“A 30 años de distancia ya se tiene la frialdad suficiente para poder examinar con objetividad lo que ocurrió y hacer justicia si todavía no se hace, a quien la reclama. Eso es algo fundamental”, estableció.

¿A quién le toca reclamar?, ¿a quién le corresponde exigir justicia a tres decenios de la tragedia?

Armando González Escoto, cronista de la ciudad, afirmó que en un escenario ideal, la exigencia deberían hacerla en forma conjunta los sobrevivientes y lesionados, las autoridades del Ayuntamiento de Guadalajara y el gobierno de Jalisco, directamente hacia Pemex.

Fotografía: Ignacio Pérez Vega

“Idealmente, si fuéramos una sociedad democrática, debería ser un reclamo de la ciudadanía. la ciudadanía consciente y solidaria mantiene el reclamo ante esta situación y no deja solamente que lo hagan los damnificados o sus herederos al día de hoy, porque eso es justamente lo que impide que funcionemos como democracia, que los problemas se ven de manera aislada y la Ley que sigue imperando es la de ‘ráscate con tus uñas’. ¿Qué ocurre?, que no somos solidarios ante este tipo de situaciones y por lo tanto, no hay ese empuje de la comunidad para exigir que las cosas se aclaren y desde luego, que las autoridades actuales tendrían que también estar interesadas y no simplemente como proceder a echarle tierra al asunto”, enfatizó.

En aquel 22 de abril de 1992, la catástrofe tuvo cobertura nacional e internacional. Aquí llegaron periodistas de todo el continente y de países europeos. Se han hecho series en canales de televisión internacionales e incluso el propio Enrique Alfaro y Movimiento Ciudadano realizaron el documental “Del abandono a la esperanza”, hace seis años, cuando el hoy gobernador buscaba ser el alcalde de Guadalajara.

José Antonio Vargas, lesionado de las explosiones de hace 30 años también cree que es hoy cuando debe reabrirse el caso legal y exigirle a Pemex que asuma la responsabilidad de la tragedia.

“Pues mal, porque a final de cuentas, no era leche lo que corría por los drenajes, no era otra cosa más que gasolina ¿y de dónde viene esa gasolina?, pues de Pemex. Que no le jueguen al vivo, porque a final de cuentas, después de 30 años, el mismo gobierno ha tapado todas esas cosas, porque bien saben quien fue, bien saben por qué pasaron las cosas, pero en el momento quisieron tapar todo y como hasta la fecha lo siguen haciendo, porque según ellos ya resolvieron todo, pero no resuelven nada”, se quejó.

Fotografía: Ignacio Pérez Vega

Para José, es el alcalde Pablo Lemus y el gobernador Enrique Alfaro, quienes deben hacer la exigencia respectiva a Pemex y al gobierno federal, para que a 30 años llegue la justicia.

“Alfaro dijo que iba a apoyar, ahora en el 2019 hay un video donde él claramente dice que él ya no quería ir a conmemorar el 22 de Abril, que ya no iba a haber reclamos, pero esos nueve puntos que se le propusieron, ninguno se ha resuelto. Ese mismo día él me dijo a mí, porque yo le comenté, nos faltan aparatos ortopédicos, me falta una silla de baño. ‘Que se le otorgue la silla de baño, qué se le resuelva’, dijo. Hasta la fecha, desde 2019. No puede ser. Es mucho estar tocando, tocando puertas parece que estamos pidiendo migajas”, expresó.

Ignacio Pérez Vega

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here