Fotografía: Esther Armenta
Guadalajara, Jalisco.

Esther Armenta es originaria de Atemajac de Brizuela. Es autora de “El valle o tierra de nadie”, una recopilación de 10 crónicas que nos sumergen en la cultura autlense y las historias de su gente.

Los relatos se escribieron entre 2019 y 2020, periodo en el que Armenta vivía y trabajaba en la Región Sierra de Amula. La periodista habló sobre el título de su primer libro:

“Tierra de nadie surgió después de una conversación y varias caminatas con una persona que conocí en Autlán y que me aseguraba que Autlán era tierra de nadie, con un poco de melancolía… nostalgia. Al inicio, como yo estaba apenas adaptándome a ese lugar sí sentía que era tierra de nadie; decía: ‘es que yo no encuentro mi lugar en este espacio’. Ya después de caminar, de conocer más personas, me fui dando cuenta que había historias muy particulares e interesantes que no estaban siendo contadas. Entonces, me puse a reflexionar sobre ese término y dije: Autlán es tierra de mucha gente”.

Desde la universidad, Esther se inclinó por la crónica, pues la define como un género noble y de gran impacto. Su trabajo se caracteriza por la pasión que le imprime a cada texto.

La compilación incluye “Elvira, el fruto de mayo y una herencia familiar”, trabajo que obtuvo mención honorífica en el Sexto Gran Premio Nacional de Periodismo Gonzo, organizado por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Sobre dicha experiencia, la cronista recordó:

“Esa crónica, yo creo que es una de las que más quiero porque fue de las primeras que escribí. Además, yo creo que tenía una o dos semanas de haber llegado a Autlán cuando me puse en contacto con las mujeres recolectoras de pitayas, las venden en el Mercado Juárez. Y ellas me recibieron, fue como mi primera bienvenida. Me dijeron ‘¿quieres ver cómo cortamos las pitayas? Vente, cáele a la casa’”.

Fotografía: Esther Armenta

Esther Armenta enfatizó en la importancia de fomentar la crónica dentro de los medios de comunicación:

“Creo que la crónica es un género muy relevante, pero que no todos los medios apuestan por él, porque hay que dedicarle más tiempo y eso significa que, a lo mejor, la reportera o el reportero que hace crónica no va a estar produciendo tantas notas, pero que, al final del día, el tiempo que no está publicando cosas del diarismo vale la pena, porque trae historias mucho más profundas y en donde la gente se siente reflejada”.

La voz de la mujer jugó un papel fundamental en “El valle o tierra de nadie”, que fue seleccionado para ser publicado por la Editorial del Centro Universitario de la Costa Sur de la UdeG.

Isabel Reyes

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here