Las fuerzas de seguridad egipcias mataron este domingo a 12 personas, turistas mexicanos y egipcios, tras atacar por error sus vehículos, cuando perseguían a yihadistas en el oeste de Egipto, anunció el ministerio de Interior.

El desierto del oeste egipcio, muy apreciado por los turistas, es uno de los bastiones de grupos yihadistas. Entre ellos, una filial del grupo Estado Islámico decapitó en agosto a un joven croata, que trabajaba para una compañía francesa, y perpetra a menudo numerosos atentados contra las fuerzas de seguridad en todo el país.

“Las fuerzas conjuntas de la policía y del ejército, que perseguían a terroristas en Wahat, en el desierto occidental, abrieron fuego por error contra cuatro ‘pick up’ que transportaban turistas mexicanos”, indicó el ministerio del Interior en un comunicado.

“Doce personas murieron y 10 resultaron heridas, entre los turistas mexicanos y egipcios” que les acompañaban, precisó la misma fuente. Las víctimas “se encontraban en una zona no autorizada a los turistas”, añadió.

El ministerio no precisa el número de turistas mexicanos muertos, ni si los vehículos fueron alcanzados por disparos de armas automáticas, de artillería o por bombardeos aéreos.

Las autoridades mexicanas no se han pronunciado oficialmente por el momento.

Durante la tarde, el grupo Estado Islámico en Egipto había afirmado en un comunicado que “había resistido [el domingo] una operación del ejército en el desierto occidental” y “obligado a huir a miembros del ejército”, sin dar más detalles.

Tanto las filiales egipcias del EI, el Estado Islámico en Egipto y Provincia del Sinaí, como el resto de grupos yihadistas reivindican a menudo ataques contra las fuerzas del orden, especialmente en la península desértica del Sinaí (este), donde tienen su principal feudo.

Estos ataques aumentaron, incluso en el centro de El Cairo, desde que el ejército derrocara y detuviera al presidente islamista Mohamed Mursi a principios de julio de 2013. 

El artífice del derrocamiento de Mursi y su sucesor al frente del país, el presidente Abdel Fatah al Sisi, lanzó además una sangrienta represión contra los partidarios del jefe de Estado islamista.

Centenares de policías y soldados han muerto en estos atentados desde hace más de dos años. Los yihadistas aseguraban en un primer momento actuar en represalia a la implacable represión contra los partidarios de Mursi.

Desde julio de 2013, las fuerzas de seguridad han matado a más de 1.400 manifestantes pro Mursi, entre ellos miembros de su cofradía de los Hermanos Musulmanes, y ha detenido a otros 15.000. 

Cientos de los detenidos, entre ellos el propio Mursi, han sido condenados a muerte en expeditivos procesos de masa, que Naciones Unidas calificó como juicios “sin precedentes en la Historia reciente” del mundo. 

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here