Al grito de “¡Las familias unidas, jamás serán vencidas!”, miles de personas marcharon este sábado en el centro de la Ciudad de México contra la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto de legalizar el matrimonio entre homosexuales.

Cientos de activistas gays, portando banderas multicolores, efectuaron también este sábado, en la misma zona, un mitin a favor de la autorización de las bodas entre personas del mismo sexo.

Para evitar que ambas manifestaciones se toparan cara a cara, el gobierno de la Ciudad de México dividió en dos con vallas la Avenida Reforma, a la altura de la rotonda del emblemático Ángel de la Independencia, rodeado de decenas de policías.

La secretaría de Seguridad Pública reportó que no hubo confrontaciones entre las dos manifestaciones y que en la marcha contra el matrimonio gay participaron entre 18.000 y 20.000 personas, mientras que los organizadores dijeron que esa cifra ascendió a 150.000.

En la marcha organizada por el Frente Nacional por la Familia sobresalían pancartas con la imagen de la Virgen de Guadalupe y otras que decían “Mi familia como la de Nazaret” con dibujos de los personajes bíblicos José, María y el niño Jesús.

“Creo que el Estado, con las iniciativas que planteó, lo que quiere es quitarnos el derecho a educar a nuestros hijos como nosotros queramos”, comentó a la AFP Miriam Garrido, una ama de casa de 38 años, acompañada de su esposo y cuatro hijos, todos vestidos de blanco al igual que el resto de los manifestantes.

“Nosotros estamos a favor de la familia” porque “los niños, para su mejor protección, tienen que nacer en una familia conformada por un hombre y una mujer”, dijo a la AFP Luis Gallego, vocero de la Unión Nacional Cristiana por la Familia, mientras marchaba en un contingente custodiado por una infranqueable cadena humana de nerviosos voluntarios.

En algunos puntos del trayecto de esa marcha se apostaron puñados de jóvenes con pancartas que decían “Soy católico y soy gay. ¡Quiero platicar contigo!”.

“Creemos que el discurso de las personas que están marchando de este lado es producto de la desinformación”, le decía Orlando Suárez a uno de los manifestantes vestidos de blanco.

La marcha del Frente Nacional por la Familia, en la que participó también un contingente de monjas que cargaban una enorme bandera de México, llegó al Ángel de la Independencia, donde fue montado un  escenario con luces y sonido en el que distintos oradores expresaban su rechazo al matrimonio gay. 

En mayo, Peña Nieto anunció una reforma constitucional para legalizar el matrimonio entre homosexuales en todo el país, un año después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinara que prohibirlo es inconstitucional.

Aunque la capital mexicana fue pionera en América Latina al reconocer uniones de personas del mismo sexo desde 2007 y sus bodas en 2009, el matrimonio igualitario sólo ha sido aprobado en los estados de Jalisco, Michoacán, Morelos, Coahuila, Nayarit, Campeche y Quintana Roo.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here