Un total de 24 indocumentados fueron detenidos este lunes en el estado mexicano de Querétaro (centro), algunos de los cuales habían participado en el llamado ‘vía crucis migrante’ para el que el gobierno permitió libre tránsito, informaron este martes autoridades y defensores de la migración.

El Instituto Nacional de Migración (INM) informó que ocho de los indocumentados detenidos el lunes habían participado en el ‘vía crucis’ pero el activista y coordinador de un refugio para migrantes en Ixtepec (Oaxaca, sur), Alberto Donis, aseguró que los 24 lo habían hecho.

Los migrantes centroamericanos detenidos en Querétaro, cerca de la capital, decidieron continuar con su camino clandestino hacia Estados Unidos luego de que el domingo terminó en Ciudad de México el recorrido del Vía Crucis, que inició en la frontera con Guatemala.

“Ellos estaban amparados ante un juez” para impedir su detención y su reclusión “es una señal de que el gobierno no respeta la ley, los derechos humanos y los amparos”, dijo a la AFP Donis, quien acompañó y dio refugio en su albergue a esta caravana en la que participaron unos 300 migrantes.

Sin embargo, fuentes del INM dijeron que se detuvo a los migrantes porque no tenían documentación en regla y argumentaron que el amparo judicial que recibieron concedía únicamente una “suspensión temporal” de su orden de detención, expulsión o deportación “siempre y cuando acrediten su estancia legal dentro del país”.

Donis dijo que defensores de los migrantes buscarán que se amplíe el amparo de los detenidos y se les otorgue la libertad bajo caución.

El ‘vía crucis’ partió de la orilla mexicana del río Suchiate, en la frontera con Guatemala, el 24 de marzo y durante su trayecto enfrentó diversos obstáculos, incluido un aparatoso operativo policial cerca de la localidad de Juchitán (Oaxaca).

El viernes por la noche el secretario (ministerio) de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ordenó a la policía brindar las condiciones que permitieran el libre tránsito de la caravana.

El ‘vía crucis’ reclamaba al gobierno mexicano el cese del Programa Frontera Sur, puesto en marcha a mediados de 2014, ya que aseguran que ha disparado las deportaciones y acentuado la violencia contra ellos. 

Este programa reforzó la seguridad en los puestos migratorios en el sur del país y en las inmediaciones del tren de carga conocido como “La Bestia” para impedir que los migrantes viajen en su lomo.

Se calcula que unos 200.000 extranjeros indocumentados, la mayoría centroamericanos, ingresan cada año a México para buscar una mejor vida en Estados Unidos en un camino plagado de amenazas de organizaciones criminales que los secuestran, extorsionan y asesinan.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here