Fotografía: AFP
Jerusalen, Israel.

Israel llevó a cabo con éxito un proyecto piloto de inteligencia artificial para localizar brotes de coronavirus mediante pruebas en aguas residuales, informó hoy el diario en idioma hebreo Israel Hayom.

De acuerdo con el informe, el proyecto fue llevado a cabo en la ciudad meridional de Ashkelon por Kando, una compañía israelí de soluciones inteligentes de gestión de aguas residuales, junto con el Instituto Tecnológico de Israel (Technion) y la Universidad Ben Gurión.

Los investigadores utilizaron la tecnología de Kando, que puede identificar la ubicación e intensidad de los brotes, lo que proporcionó los datos necesarios para desarrollar y desplegar respuestas efectivas.

Esta tecnología incluye un conjunto de sensores, junto con algoritmos avanzados, inteligencia artificial, Internet de las Cosas y métodos de modelado de datos avanzado.

De esta forma, después de colocar los sensores en pozos de aguas residuales en todo Ashkelon, los investigadores pudieron localizar restos del coronavirus.

Los resultados indicaron una capacidad para identificar brotes tempranos en barrios e incluso calles específicas, mediante la detección de altas concentraciones del virus.

El director de Kando, Ari Goldfarb, dijo al diario que el “monitoreo de aguas residuales es similar a una prueba de sangre para toda la ciudad”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here