La policía y bomberos de Los Angeles trabajan en una cultura que alienta la presentación de ‘excesivas’ reclamaciones de indemnización por parte de los trabajadores, de acuerdo con un par de auditorías de la ciudad dadas a conocer el jueves, donde indica que los contribuyentes distribuyen hasta 28 millones de dólares al año por concepto de lesiones prevenibles.

La mayoría de las lesiones reclamadas por los bomberos en los últimos años se produjo mientras hacían cosas distintas a responder a las emergencias, incluyendo el mantenimiento de los equipos, jugar raquetbol y la preparación de comida en las estaciones de bomberos, esto de acuerdo con una de las auditorías hechas por el contralor de la ciudad, Ron Galperin.

La Policía de Los Ángeles, por su parte, paga indemnizaciones por lesiones en el lugar de trabajo, en comparación a otros departamentos, ya que otra auditoría encontró que algunos departamentos no reconocen las lesiones deportivas como accidentes dentro del trabajo.

Las auditorias encontraron que dos tercios de los bomberos de la ciudad y el 60 por ciento de los policías presentaron una demanda por lesiones en el lugar de trabajo durante los últimos tres años, y casi la mitad de los empleados presentaron más de una reclamación en ese mismo tiempo.

Las auditorías de la ciudad aparecieron meses después de que una investigación de Los Angeles Times encontró fuertes incrementos en los pagos a policías y  bomberos lesionados, quienes reciben el cien por ciento de su salario, libre de impuestos, hasta por un año, fuera del trabajo mientras se recuperan de las heridas.

Los Angeles Times encontró que solo un pequeño porcentaje de reclamaciones en los últimos años se atribuyeron a lesiones sufridas contra incendios o por confrontar sospechosos combativos. La causa más común fue “trauma acumulativo”, un término general para los problemas médicos – dolores de espalda, rodillas tensas y el síndrome del túnel carpiano – que no están vinculados a una lesión específica en el puesto de trabajo. También se descubrió que una cantidad desproporcionada de pagos por lesión iban a empleados que presentaron reclamaciones consecutivas, reportando una nueva lesión al estar cerca de concluir la actual.

Los resultados de las auditorías del contralor hicieron eco en gran medida, y criticaron duramente a los departamentos por no poner la suficiente atención en el tema.

“Los departamentos hacen un trabajo admirable de prevención de lesiones en la línea de fuego”, dijo el portavoz del contralor, Lowell Goodman. “Ellos tienen que centrarse en lesiones menores, comunes y evitables que, reunidas, cuestan a la ciudad millones de dólares”.

En septiembre, Los Angeles Times informó que uno de los mayores beneficiarios de la ciudad con las prestaciones de riesgos era un capitán de bomberos que estaba de licencia por lo menos 18 veces, incluyendo ausencias prolongadas después de hacerse daño a sí mismo al jugar al balonmano, baloncesto y racquetball en la estación de bomberos del Aeropuerto Internacional de Los Angeles . Entre 2009 y 2013, recolectó 242 mil 500 dólares, libres de impuestos, mientras permanecía fuera de trabajo para recuperarse de lesiones.

Recientemente, un oficial del Departamento de Policía de Los Angeles recibió licencia por una lesión, esto después de que se lastimó al realizar un press de banca con 400 libras, en los Juegos Olímpicos de Policías en Las Vegas, y que Los Angeles Times informó el año pasado.

Las auditorías han encontrado, en todo, que los costos de compensación laboral para los empleados han aumentado un 35 por ciento durante los últimos cinco años a 141 millones de dólares en 2014, incluyendo el pago de sueldos mientras que los empleados estaban fuera de trabajo, cuentas médicas y otros gastos relacionados.

Las encuestas enviadas a los agentes de policía por los auditores mostraron que un 45 por ciento concuerdan en que hay un número “excesivo” de reclamaciones de indemnización por los trabajadores en el departamento.

Los auditores encontraron que los departamentos de policía y bomberos están protegidos del costo total de las reclamaciones de indemnización de los trabajadores, ya que no tienen que pagar las facturas médicas. Esos costos, ascienden a casi 85 millones dólares en los últimos cuatro años, y están cubiertos por un fondo separado de la ciudad.

Los auditores recomendaron que los departamentos estén hechos para pagar las facturas médicas de sus propios presupuestos porque “la administración puede no ser lo suficientemente consciente para rendir cuentas por el impacto generado al incrementar los siniestros y los costos.”

El año pasado, los bomberos dijeron a Los Angeles Times que estaban gastando más de 51 mil dólares por día – o casi 19 millones al año – en horas extras para cubrir los turnos de vacantes por bomberos lesionados. .

Las autoridades dijeron que en el Departamento de Policía, donde las horas extraordinarias han sido severamente restringidas, el creciente número de policías lesionados ha ocasionado que existan menos agentes en la calle.

Los legisladores de California otorgaron cien por ciento de pago para los empleados de seguridad pública heridos durante la Gran Depresión para garantizar que aquellos que protegían a la ciudadanía no dudaran en perseguir a un criminal o correr en un edificio en llamas por miedo a perder su sustento.

Las autoridades de todo el estado dijeron a Los Angeles Times que el programa invita al abuso. Porque el pago por lesiones está exento de impuestos federales y estatales, los empleados suelen llevar a casa mucho más dinero cuando no están trabajando. Y el tiempo dedicado mientras permanecen en licencia cuenta para las prestaciones de jubilación.

De acuerdo con expertos, eso crea un incentivo económico perverso para presentar demandas por lesiones y dolencias relativamente menores y permanecer el mayor tiempo posible de esa forma.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here