Fotografía: STR / AFP
Rangún, Birmania.

El corte de conexión a internet más largo del planeta, que afectaba a más de un millón de personas desde hacía 19 meses en una zona de conflicto étnico en Birmania, tocó fin, indicó el miércoles un operador móvil de la región.

La conexión a internet en los Estados de Chin y de Rakáin (norte) quedó suspendida en junio de 2019, tras unas órdenes “urgentes” emitidas por el Ministerio de Telecomunicaciones del gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

Tras el golpe de Estado militar del lunes, el operador móvil Telenor Group indicó que había restablecido todos sus servicios en ocho cantones de los estados de Rakáin y Chin el miércoles.

“Telenor Group y Telenor Myanmar recomendaron el restablecimiento de las prestaciones y subrayaron que la libertad de expresión a través del acceso a los servicios de telecomunicaciones debía respetarse por razones humanitarias”, declaró la empresa el miércoles en un comunicado.

“Tenemos internet de nuevo. Así que también estamos al tanto del golpe de Estado”, declaró Shouban, un vecino de Maungdaw, en el Estado de Rakáin, quien, como muchos rohinyás, solo tiene un nombre.

Según la oenegé Human Rights Watch, el corte de internet hizo que el año pasado mucha gente no fuera consciente del peligro de la pandemia del coronavirus, y que no pudiera informarse de las medidas de higiene adecuadas para combatirla.

El conflicto en el Estado de Rakáin, cuyos combates se extendieron hasta el vecino Estado de Chin, enfrenta al ejército birmano contra los insurgentes de las fuerzas de Arakan, que demandan más autonomía para la población budista.