Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco.

Este 2 de noviembre la presencialidad acompaña nuevamente a los que ya se fueron a su descanso eterno, luego de dos años de la suspensión de visitas a los cementerios por la pandemia de COVID-19 este año los panteones del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG)

recobraron vida con la asistencia de miles de personas que acuden a visitar a un ser querido.

Las flores que adornan las criptas y diferente espacios de los campos santos escondieron el blanco y gris que predominan en los cementerios, el amarillo, naranja, morado y rojo disfrazaron el lugar como si tratara una fiesta, donde hoy, se conmemora a los que ya no están en cuerpo, pero que para muchos hoy regresan a departir, comer, beber y reír con su ser amado.

Una de las opiniones fue:

“Pues sí platico con mi mamá y le digo que de allá nos cuide, porque somos muchos hermanos unos están enfermos y una cosa y otros de otra y pido por qué ella nos eche la mano si es que puede de allá. Se me pone la piel como chinita cuando estoy aquí con ella”.

Otra fue:

“Por supuesto no hay necesidad de venir a la tumba el simple hecho de tenerlos en la mente es tenerlos presentes con nosotros y puedes venir aquí a la tumba, es una tradición que los honramos en este día, pero debemos honrarlos todos los días, pero hoy es como su festejo”.

Además:

“Es algo muy hermoso yo tengo 82 años y mi hija me dijo vamos a ir y le dije sí mientras yo pueda dar un paso ahí voy a estar con ellos porque no sé si ellos sienten el cariño y el amor que les tenemos”.

Aunque la disposición de los municipios no permitió el ingreso de música en vivo para entonar las melodías preferidas de los que ya no están, el silencio se interrumpió con rosarios, cantos acapela y oraciones.

Regresar a los cementerio brindó la oportunidad de reunir a vivos con los del más allá y pasar un día lleno de recuerdos que sigue creando lazos entre este y el otro mundo.

Pablo Toledo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here