Cuarteto Jalisco
Fotografía: Cuarteto Jalisco/ Esau Luna
Autlán de Navarro, Jalisco.

El Cuarteto de Cuerdas Jalisco integrado por Dezső Salasovics, David Bordoli, David Toth y Roberto Pérez, todos miembros de la Orquesta Filarmónica de Jalisco ha sabido adaptarse a las medidas impuestas por la pandemia de convid-19, y ha encontrado en los espacios virtuales el medio necesario para seguir llevado las grandes obras del género camerístico a los hogares del público.

Durante el confinamiento, la agrupación ha preparado conciertos virtuales en la Sala de Cámara de Palcco y en el Paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara (UdeG) dentro de la temporada de conciertos de primavera del departamento de música.

El Cuarteto Jalisco regresa este viernes 28 de mayo a las 20:00 horas a la Agenda Cultural del Centro Universitario de la Costa Sur con el Cuarteto de cuerdas número 19 en do mayor disonancia de Wolfang Amadeus Mozart. Se trata del último de los 6 cuartetos de cuerda que el célebre compositor dedicó de forma honesta y conmovedora a Franz Joseph Haydn considerado padre del género.

A mí querido amigo Haydn:

Un padre que había decidido enviar a sus hijos al gran mundo, estimó que debía confiarlos a la protección y guía de un hombre muy célebre, el cual, por fortuna, era además su mejor amigo. Aquí tienes también, pues, hombre célebre y amigo mío queridísimo, estos mis seis hijos. Son, no cabe duda, el fruto de un largo y laborioso esfuerzo, pero la esperanza que me infunden muchos amigos de que este esfuerzo se verá de alguna manera compensado, me anima y hace creer que estos hijos me serán algún día de consuelo. Tú mismo, amigo queridísimo, en tu última estancia en esta capital me demostraste tu satisfacción por ellos. Tu aprobación me anima particularmente a recomendártelos a ti, y me hace esperar que no te parezcan del todo indignos de tu favor. ¡Dígnate, pues, acogerlos benignamente, y ser su padre, guía y amigo! Desde este momento te cedo mis derechos sobre ellos: te suplico, empero, mires con indulgencia los defectos, que el ojo parcial del padre me puede haber ocultado, y que, a pesar de ellos, mantengas tu generosa amistad con quien tanto te aprecia, mientras me declaro de todo corazón.

Tu sincerísimo amigo W.A.M

Viena, 1 de septiembre de 1785

El epíteto del cuarteto hace referencia a las disonancias utilizadas por Mozart, recurso poco empleado en la época y del que se esperaba que los compositores emplearan con mesura, Mozart las emplea magistralmente para atraer el interés del público, en palabras de Roberto Pérez una especie de burla en la que el espectador es cómplice.

“El tema de las disonancias los utiliza para traer algo interesante y darle un aroma un tanto inesperado a la interpretación, intervalos de tritono que vemos mucho sobre todo en el cuarto movimiento no se utilizaban tanto en la época y el los utiliza de una manera muy chocante. Se burla y se mofa de muchos compositores, incluso de la audiencia y uno lo puede sentir, hay intelectualismo, hay frescura, pero también este sello característico de Mozart, es una burla que no la sientes hacía ti, si no que te pone en una especie de complicidad”.

El concierto fue grabado en el recinto cultural más importante de la entidad y casa de sede de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, El Teatro Degollado, aunque la sala es conocida por los músicos, implica un reto explorar todos los matices que ofrece la sala al grupo de cuatro músicos.

“De alguna manera es sentirnos cómodos porque estamos en casa, sin embargo, es hasta cierto punto también sentir la imponencia del teatro, es diferente cuando tocas con una masa orquestal gigantesca y el sonido arropa todo el teatro, por el contrario, en este momento estamos tocando cuatro personas solamente, es sentir esta especie de simbiosis con el teatro, esta energía definitivamente nos nutre a nosotros y nos permite jugar más con el tipo de sonido que utilizamos al momento de tocar”.

El concierto será transmitido en la página oficial de Facebook del Centro Universitario de la Costa Sur.

Antonio Díaz