Fotografía: Isaura López.
Guadalajara, Jalisco.

Continúan las largas filas en las Unidades de Medicina Familiar (UMF) y clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por casos sospechosos de COVID-19.

Luego de cuatro horas de espera y de realizar un cuestionario, las y los derechohabientes tienen que volver a esperar para poderles realizar una prueba diagnóstica del coronavirus y, al mismo tiempo, sacar una incapacidad.

Pablo Gómez y Juan Ignacio acudieron este jueves a la Unidad de Medicina Familiar 53, ubicada en la cabecera municipal de Zapopan. Coincidían en los síntomas respiratorios, que iniciaron hace cuatro días.

Entrevistados por separado, indicaron que tenían dos dosis de la vacuna contra COVID-19.

Ignacio tuvo COVID-19 en junio de 2020, en noviembre del año pasado le pusieron la segunda dosis de la vacuna, y de nuevo sospecha que tiene COVID-19. Sostiene que se contagió en sus actividades laborales.

En el recorrido realizado este jueves, en las UMF 2, ubicada en el barrio tradicional de Santa Tere, en Guadalajara; en la 53, ubicada en la cabecera municipal de Zapopan y en la clínica número 34, ubicada en Colón, lucieron con largas filas de personas desde las siete de la mañana.

Isaura López Villalobos

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here