Ocotlán, Jalisco

Francisco Javier Lagunas, director del Centro de Salud de Ocotlán señaló que las Casas de Salud dentro de Ocotlán iban a cerrar, esto de acuerdo a mandato federal, estas son: Primavera, Rancho Viejo, Torrecillas, las cuales operaban regularmente con personal médico teniendo de uno a dos doctores encargados y enfermeras.

La orden para cerrar los puestos médicos fue efectiva a partir del primero de enero pero a la fecha esto no ha ocurrido, causando una saturación de los servicios en la clínica de Ocotlán y una incertidumbre por la reubicación  del mobiliario de los expedientes médicos. 

“Primero nos dijeron que nos iban a concentrar aquí pero hasta el momento no sabemos nada, a partir del día primero se cerraban las Casas de Salud, entonces todos los pacientes llegan aquí a ver que pasa, pero no sabemos nada, entonces qué vamos a hacer tanto con el personal y expedientes que se tiene ahí, no sabemos dónde lo vamos a concentrar, no se tiene la oportunidad de nada”.

Pese a las condiciones irregulares con las que operaban las casas de salud, Francisco Javier Lagunas señaló que el personal médico que laboraba dentro de estas atendía los puestos clínicos con formalidad, operando a la par que el centro de salud de Ocotlán.

Tras el anuncio del cierre emitido en los los últimos días de diciembre de 2019 persiste la inquietud por parte del personal médico de saber cómo proceder, esto de acuerdo a Francisco Javier Lagunas quien anotó que quienes desempeñaban labores en las Casas de las comunidades también lo hacen dentro de la clínica de salud de la cabecera municipal.

“Todos los médicos están igual, que vamos a hacer, qué vamos a hacer, ellos van a concentrarse aquí mientras tanto”.

La cancelación del programa federal a principios del 2019 fue uno de los factores que dejo sin financiamiento a los voluntarios que brindaban atención de salud y mantenimiento a las Casas de Salud de las comunidades de Ocotlán, por lo menos de ocho inmuebles establecidos menos de la mitad operaban en condiciones eficientes. El apoyo antes mencionado era dirigido a mujeres amas de casa que fungian como voluntarias dentro de los inmuebles.

Las Casas de Salud eran puntos de atención importantes en los rancherías al proveer el antídoto anti-alacrán, la mayoría de estas se encontraban en malas condiciones debido a falta de mantenimiento de parte de la Secretaría de Salud de Jalisco así como del municipio, con señales de vandalismo y robos.

Con anterioridad la administración de salud local entregó un pliego petitorio al Gobierno municipal donde manifestaron los problemas que se tenían con las Casas de Salud con el objetivo de atenderlas  pero de acuerdo a Francisco Javier Lagunas y a Blanca González Castellanos, enfermera general del Centro de Salud estas peticiones no fueron atendidas por las autoridades locales.

Diego Iván Vera