Ocotlán, Jalisco

Ante la necesidad que existe en el Estado de Jalisco de espacios para depositar los restos de las personas fallecidas durante su proceso de identificación, el Instituto de Ciencias Forenses realizó una solicitud de permuta con el Ayuntamiento de Atotonilco el Alto para poder adquirir un espacio en el cementerio Juan Pablo II. La iniciativa fue aprobada este 19 de enero por el pleno.

El primer edil del municipio, Pepe Carrillo, habló sobre esta problemática:

“Esto nos ha generado una serie de problemas muy fuertes, la gente que está involucrada en el tema de la medicina lo sabe. Tenemos un espacio en el cementerio destinado para ello, porque estamos llevando con los de SEMEFO una negociación para adquirir las oficinas que tienen en el centro a cambio de un terreno donde harán sus nuevas instalaciones, que serán en este cementerio”.

Por su parte, el Síndico Eduardo Hernández Magaña informó que se trata de un terreno con una superficie de 5 mil 747.27 metros cuadrados, y un valor catastral de más de cinco millones de pesos, cuando el valor del edificio del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses es de más de 10 millones de pesos.

Dijo que este terreno será utilizado como panteón forense:

“El objetivo es fortalecer la capacidad institucional y estatal en acciones de identificación humana, con el propósito de ser depositadas las personas fallecidas sin identificar, en el proceso de ser identificados y reclamados por los familiares de dichas personas”.

La propuesta fue aprobada con 10 votos a favor y una abstención del regidor Carlos Alberto Romo Hernández.

El manejo de cuerpos por parte del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses ha sido una problemática desde hace un par de años con el escándalo en el que se vio envuelto por la utilización de camiones frigoríficos para almacenarlos, lo que le valió el cargo al encargado de ese entonces y una recomendación por parte de la CEDHJ. La situación, según una nota del medio NTR, se extiende a las delegaciones regionales de la entidad, en donde hay saturación en cuatro de las seis existentes, según una nota fechada el 23 de diciembre del 2020.

Luis Felipe García López