Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Entre 2015 y 2019, 44% de las muertes de peatones ocurrieron en personas de 60 años y más, según datos de la Secretaría de Transporte.

Por ello, la meta de los gobiernos municipales y de Jalisco es reducir los percances viales, en especial, los que causan el deceso de personas vulnerables.

En ese contexto se realizó la firma de la carta-compromiso “Calles para la Vida, las Personas y el Planeta”, cuya finalidad es establecer una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora en zonas donde convivan personas de grupos vulnerables, como son niños, adultos mayores o ciclistas.

Jonás Romo, subdirector regional para América Latina de la asociación Vital Strategies, señaló que los ayuntamientos del Área Metropolitana de Guadalajara, deben comprometerse a tener calles más amigables y seguras.

“Ahora se está hablando de 30 kilómetros por hora en calles intraurbanas. Yo creo que la velocidad es el tema más importante que tenemos que trabajar todos juntos. El exceso de velocidad no puede ser la causa de más muertes en Guadalajara, en el Área Metropolitana y en el estado de Jalisco”, precisó.

La carta-compromiso por calles más seguras la firmaron el alcalde de Guadalajara, Eduardo Fabián Lomelí; la presidenta de Zapopan, Graciela de Obaldía Escalante; la alcaldesa de Tlaquepaque, Betsabé Almaguer Esparza, así como representantes del gobierno de Jalisco y de colectivos ciudadanos.

Libertad Zavala, directora de Movilidad del Ayuntamiento de Guadalajara, dijo que el gobierno tapatío realizará el cierre de administración, con el compromiso de construir banquetas, repararlas y ampliarlas.

“Donde empezamos a intervenir las calles garantizando banquetas muchísimo más amplias, solución de cruceros y esta solución de cruceros se da con las rampas de accesibilidad universal, que son en abánico, instalación de bolardos, que son elementos que nos protegen a las personas que caminamos. Así también estamos garantizando paraderos de transporte público seguros. Esas son las nuevas cosas que tendremos que venir haciendo y lo hemos homologado gracias a las mesas metropolitanas, con el Imeplan”, ponderó.

De la parte de las agrupaciones de la sociedad civil, Ollin Monroy, activista de Bicicleta Blanca y coordinador del Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte, les pidió a los políticos y políticas que no quede todo en discursos y que cumplan las promesas.

“Nos sigue quedando una preocupación y es que esta agenda se convierta en acciones en calle. Que el día a día en la calle, con las víctimas, con quien recibe esta violencia vial, ahí se refleje esta nueva agenda, este cambio. Faltan compromisos de muchas secciones. Por ejemplo, nosotros notamos mucho cuestiones de Ministerio Público, Policías viales, etcétera. A la hora de que algo sucede en las calles necesitamos que esta agenda sea real”, enfatizó.

La firma de la carta-compromiso se realizó en el Museo Cabañas, en el contexto de la Semana Mundial de la Seguridad Vial, convocada por la ONU.

Ignacio Pérez Vega