Fotografía: EFE/ Daniel Ricardez.
Chahuites, Oaxaca.

La caravana migrante avanzó este lunes por el estado de Oaxaca mostrando signos de cansancio tras haber cambiado de región y andado más de 300 kilómetros.

La caravana se adentró este lunes 25 kilómetros en Oaxaca, donde buscan regularizar su situación migratoria antes de llegar a la frontera con Estados Unidos.

Esto implica que el contingente, conformado por al menos 4,000 personas llevan más de dos semanas de camino tras partir de Tapachula, municipio de Chiapas fronterizo con Guatemala, el pasado 23 de octubre.

La madrugada este lunes, los migrantes reanudaron su camino hacia Chahuites caminando sobre la carretera Panamericana para evitar que el cansancio y el calor del asfalto.

Antes de llegar a este municipio ubicado en la región del Istmo de Tehuantepec, las autoridades municipales interceptaron a uno de los activistas que acompaña la caravana, Irineo Mujica de Pueblo Sin Fronteras.

En el lugar, algunos migrantes mostraron su certificado de vacunación contra la covid-19.

En la travesía, madres de familia y niños caminan a menos de tres metros de distancia de camiones en movimiento, con sus hijos montados en carriolas (cochecitos para bebé), bicicletas y transporte improvisados.

Ya llevo como un mes caminando… más de un mes”, dijo a medios Salvador, quien va arrastrando una carriola donde viaja su hijo y empezó su travesía desde El Salvador.

Tras cinco horas de caminata, y con una temperatura de 29 grados centígrados, los migrantes llegaron a Chahuites, un municipio marcado por la violencia y la persecución de migrantes, pues forma parte de la ruta habitual para llegar a Estados Unidos.

Los migrantes han avanzado más de 300 kilómetros, pero todavía les faltan unos 800 kilómetros más para llegar a la capital mexicana.

 

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here