propuestas educación superior Jalisco
Fotografía: UdeG (Twitter)
Guadalajara, Jalisco.

Con el confinamiento hubo casos en los que las familias lanzaron a la calle a sus hijos; después de la cuarentena el problema también es laboral.

El presidente del consejo consultivo de la asociación civil CODISE, explicó que con el confinamiento las familias convivieron mucho más de lo que sucedía normalmente, lo cual evidenció la problemática.

“Este hecho de estar conviviendo evidenció muchas problemáticas, mucha falta de aceptación, sobre todo de padres y de hermanos y bueno, problemas de violencia, problemas de discriminación que los corrieran de sus casas”.

Por ello, los integrantes de la asociación tuvieron que buscar lugar para algunos jóvenes, incluso solicitaron donaciones, además de dar asesoría psicológica remota. Hubo un caso en el que el chico ni siquiera pudo sacar sus pertenencias.

El problema no terminó, recientemente algunos jóvenes reportaron la pérdida del empleo, lo cual les impide generar ingresos y eso ha recrudecido este tipo de relaciones.

“En la pandemia fue donde nosotros lo vimos más y sobre todo con algunos chicos menores de edad, que ahí está bien complicado porque nosotros no podemos intervenir. De entrada son situaciones muy complicadas porque imagínate que te lancen de tu casa, del lugar donde deberían de procurarte bienestar, procurarte amor pues es un shock muy fuerte”.

En esos casos los padres no están conformes con la identidad de género de sus hijos, incluso llegan a culpar a otras personas de tener influencia en ellos.

Elizabeth Ortiz