Diócesis de San Juan de los Lagos

Por: Aurora

Abiertos los templos de los 21 Municipios que corresponden a la Diócesis de San Juan de los Lagos. 

 Podrá asistir la población a la celebración de la eucaristía, en la cual no deberá haber más de 50 personas dependiendo del tamaño del templo, informó el padre Ildefonso García Pérez, vocero de la Diócesis de San Juan de los lagos. 

 “Debemos tener gel antibacterial, el tapete sanitizante, el número de personas que se pide que asistan a la celebración la eucaristía que no sean más de 50 personas o si el templo es pequeño que no vaya más allá del 25% de su capacidad”. 

 Los 21 municipios que abarca la Diócesis de San Juan de los Lagos son Acatic, Arandas, Atotonilco, Ayotlán, Degollado, Jesús María, Jalostotitlán, Lagos de Moreno, Mexticacán, San Diego de Alejandría, San Ignacio Cerro Gordo, San Juan de los Lagos, San Miguel el Alto, comentó el padre Ildefonso García Pérez.

 “Tepatitlán, Tototlán, Unión de San Antonio, Valle de Guadalupe, Cañadas de Obregón y Yahualica y además de esta comunidad parroquial de Jalpa  de Cánovas que es del Estado de Guanajuato en todo estos templos de los 21 municipio prácticamente ya se pueden celebrar la eucaristícon las medidas de prevención correspondientes ante la contingencia por COVID-19-

 Los templos deberán de contar con un equipo de coordinación encargados de recibir a las personas que asistan a la celebración eucarística, quienes indicarán a las persona que usen el cubrebocas, aplicarán gel antibacterial, mencionó el sacerdote Ildefonso García Pérez, vocero de la Diócesis de San Juan de los lagos. 

“Se les va a pedir que limpien su calzado en los tapetes sanitizante y algún miembro del equipo de coordinación va a conducir a las personas para que ocupen un determinado lugar dentro del templo, esto para precisamente buscar que se respete y se guarde la sana distancia”.

 El padre García Pérez, por último hizo una recomendación a las personas mayores de 60 años, personas que tienen algún padecimiento de salud, mujeres embarazadas y toda aquella que sea vulnerable ante la enfermedad de COVID-19  a que no acudan a las celebraciones eucarísticas por el bien de su salud. 

“A todas esas personas si se les pide que por favor todavía no asistan al templo para la celebración de la eucaristía, precisamente para cuidar su salud y evitar una enfermedad, un contagio entonces a esas personas y por favor desde su casa”.