La Ciudad de México vuelve estar en alerta después de que las autoridades activaran esta tarde la llamada fase 1 de contingencia ambiental por la alta concentración de ozono, que implicará entre otras medidas, que el martes no podrán circular casi la mitad de los vehículos.

Después de que el pasado 14 de marzo por primera vez en 13 años se declarara durante cuatro días esa fase en la contaminada megaurbe, las autoridades decidieron rebajar entre abril y junio de 190 a 150 los puntos de concentración de ozono necesarios para declarar esa alerta bajo el argumento de que en la época seca las elevadas temperaturas y el escaso viento fomentan la contaminación.

Y este lunes la “estabilidad atmosférica con viento débil y escasa dispersión de los contaminantes precursores del ozono” hicieron que haya en la capital una concentración de ozono de 161 puntos, especialmente alta en el centro y sur de la ciudad, informó la secretaría de Medio Ambiente (SEMARNAT) en un comunicado.

La activación de esta fase, que ya se activó el pasado 5 de abril, implica que el martes dejarán de circular un 40% de los carros y que las industrias de la zona metropolitana deberán reducir entre el 30% y el 40% de sus emisiones a la atmósfera.

Además, en las horas de máxima contaminación (entre las 13h00 y 19h00 locales), el gobierno recomienda a niños, ancianos y personas con problemas respiratorios y cardiovasculares permanecer en el interior de inmuebles y a la ciudadanía en general a abstenerse de hacer deporte.

Con presiones del presidente Enrique Peña Nieto para tomar varias medidas contra la contaminación, en marzo, el programa capitalino conocido como “Hoy no circula” también fue modificado de manera extraordinaria para que a a diario, y según la terminación de la matrícula, quede parado el 20% del parque vehicular.

En la capital mexicana y su zona metropolitana se estima que circulan diariamente unos 5,5 millones de vehículos, considerados una de sus principales fuentes contaminantes. Sólo en 2010, la contaminación ambiental incidió en la muerte de 20.500 personas en todo México, según el último Informe Nacional de Calidad del Aire de 2013.

Por otro lado, tres empresas estadounidenses (Becton Dickinson, Owens Corning y Enthone Omi), una subsidiaria Canadiense y una mexicana fueron sancionadas por “diversas irregularidades” detectadas en visitas de inspección y después de que se negaran a ser verificadas en la contingencia ambiental de marzo, informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here