Luego de que Jonás Larrazábal, hermano del alcalde de Monterrey, Fernando Larrazábal, fuera exhibido en videos donde recibe dinero de casinos, se ha levantado polémica por otro caso de corrupción. Pero, ¿puede convertirse en un chivo expiatorio o distractor social? Al respecto opina Álvaro Delgado, en su colaboración para Medios UDG Noticias matutino con Karla Planter.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here