Los venezolanos aguardaban nerviosos este domingo los resultados de los comicios legislativos en los que la oposición anticipó el triunfo que le daría el control parlamentario, por primera vez en 16 años de gobierno chavista.

Líderes de la oposición ya proclamaron un triunfo en las redes sociales, en tanto que ninguno de los máximos dirigentes oficialistas había aparecido en la televisión en las últimas horas, tras el cierre de las urnas de estas elecciones con tintes de plebiscito para el gobierno de Nicolás Maduro.

Las calles lucían desoladas. Los venezolanos esperaban frente al televisor una declaración del Consejo Nacional Electoral (CNE), en cuya sede permanecía impaciente una batería de periodistas venezolanos y extranjeros, al igual que en los comandos de la oposición y el chavismo.

“Los resultados son los esperados! Ganó Venezuela! Irreversible! Con mucha humildad, serenidad, madurez, asumamos lo que el Pueblo decidió!”, escribió el líder opositor Henrique Capriles en su cuenta de Twitter.

Lilian Tintori, esposa del líder opositor radical Leopoldo López, divulgó un video en las redes sociales donde eufórica dijo que la oposición ganó “por muchísimo”.

Autorizado por el propio Maduro, López votó en la cárcel de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, donde purga casi 14 años de prisión acusado de promover la violencia en protestas que dejaron 43 muertos en 2014.

Más de 19,5 millones de venezolanos estaban llamados a elegir 167 diputados de una Asamblea Nacional dominada por el oficialismo de izquierda desde que en 1999 llegó al poder Hugo Chávez, fallecido en 2013.

Maduro prometió respetar los resultados. La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD, centroderecha) figuró en las encuestas como favorita para lograr la mayoría en el parlamento que se instalará el 5 de enero.

La jornada transcurrió en calma, pero se tensó cuando CNE extendió por una hora -hasta las 19H00 locales (23H30 GMT)- el cierre de los centros de votación, una decisión que la oposición calificó de “violatoria” de la ley.

“Hacemos un exhorto para que continuemos como venimos, sin machas, sin amenazas, sin disturbios en las calles”, dijo el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, al confirmar que el país está “completamente en calma”.

En otro momento de crispación, el CNE revocó la credencial de observador del expresidente boliviano Jorge Quiroga, al rechazar críticas de éste a los comicios; tras lo cual el jefe parlamentario y número dos del chavismo, Diosdado Cabello, pidió la expulsión de exgobernantes latinoamericanos invitados por la MUD.

– Revolución o cambio –

Maduro, quien asumió el poder en abril de 2013 tras la muerte de su mentor, reconoció que eran las elecciones “más duras” del chavismo, en medio del descontento por el alto costo de vida y la aguda escasez que provoca colas inmensas en los supermercados.

“El papel sanitario no se consigue. No se puede votar por el gobierno cuando hay problemas para sobrevivir”, dijo Filros Guzmán, un camarero de 24 años que siempre había votado por el chavismo.

Orlando Apitz, de 54 años, asistente de abogado, dijo esperar un “cambio como en Argentina” porque está “harto de las colas y los malandros (delincuentes)”.

Pero invocando el legado de Chávez, el oficialismo apostó al voto duro del chavismo para profundizar el sistema socialista. “Aquí no hay marcha atrás. ¡Revolución y más nada!”, expresó Gilberto Marcano, mecánico de 73 años, en el barrio caraqueño 23 de enero, bastión del chavismo.

El gobierno atribuye la crisis a una “guerra económica” de empresarios de “derecha”, y al desplome de los precios del crudo, un duro golpe para el país con las mayores reservas del mundo que obtiene del petróleo 96% de sus divisas.

Venezuela cerrará 2015 con una contracción económica de 10% y una inflación de 200%, según economistas. Un estricto sistema de control de divisas -con tres tasas de cambio- convive con un mercado negro donde el dólar se cotiza 145 veces más que el mínimo legal.

– Lo que está en juego –

Pese a ser parlamentarios en un régimen presidencialista, los comicios son cruciales.

“Dejarán una recomposición de fuerzas políticas y permitirán que la voluntad de castigo se pueda expresar”, declaró a AFP el analista Nicmer Evans, afín a Chávez pero crítico de Maduro.

Apartando por ahora sus divisiones, la MUD promete dar un viraje económico desde la Asamblea e impulsar una amnistía para unos 75 “presos políticos”, sin descartar una salida anticipada del presidente.

El analista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, teme un “choque de trenes” si se imponen los opositores radicales.

Pero las legislativas representan, según el politólogo John Magdaleno, la posibilidad de un “contrapeso” en un Estado cuyos poderes “están totalmente controlados por el oficialismo”.

Los analistas advierten que todo dependerá de quién gane y por cuánto. Los escenarios van de una radicalización de los bandos, con estallidos de violencia, hasta la posibilidad de que abran por fin la puerta a la concertación.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here