Washington, Estados Unidos.

Gran Bretaña mantiene su plan de pactar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos una vez que se haya separado de la Unión Europea (UE), dijo el miércoles su secretario de Comercio Internacional Liam Fox.

No obstante, Fox también dijo que espera ver una “des-intensificación” del amplio abanico de aranceles impuesto por Washington al tiempo que defendió el libre comercio y a la Organización Mundial de Comercio (OMC).

En un discurso en el centro conservador Heritage Foundation de Washington, Fox evitó etiquetar como proteccionista al presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Fox dijo que Londres se prepara para entablar conversaciones comerciales con Washington hacia el 29 de marzo; fecha prevista para la formalización de la salida de Reino Unido de la UE (Brexit).

Los preparativos comenzarán ahora debido a requerimientos legales de cada país; incluido un período de discusión pública en Gran Bretaña y a la obligación de la Casa Blanca de avisar al Congreso con 90 días de anticipación de que realizará negociaciones de libre comercio.

Hubo “conversaciones muy constructivas en varios frentes”, dijo Fox. Agregó que las discusiones dependerán de la relación con la UE posterior al Brexit.

– “Tenemos diferencias” –

Preguntado sobre si considera proteccionista a Trump, Fox respondió: “Estados Unidos siempre ha sido un país de libre comercio”.

Empero “no es un secreto que tenemos diferencias” sobre los argumentos sobre seguridad nacional utilizados por Washington para justificar la imposición de aranceles.

Gran Bretaña, como toda la UE y otros aliados estadounidenses, fue alcanzada por aranceles estadounidenses al aluminio y al acero. En represalia, los países europeos impusieron aranceles punitivos a diversos productos estadounidenses.

Fox habló en Washington el mismo día en que el presidente de la Comisión Europea Jean Claude Junker se reunió en la Casa Blanca para discutir los pleitos comerciales.

“Queremos ver una des-intensificación de la tensión sobre los aranceles…de manera de que volvamos a discutir los verdaderos temas”, dijo Fox.

En su discurso, defendió enérgicamente el libre comercio debido a sus “mutuos beneficios” y dijo que es una fuerza que no puede ser detenida.

Los gobiernos pueden servir mejor a su fuerza laboral “no dándole la espalda al libre comercio sino tomando precauciones” como fomentar la reconversión de los trabajadores.

Además, sostuvo, las reglas de la OMC debe ser modernizadas para hacerlas “robustas y aplicables”.

El director general de la OMC, Roberto Azevedo, coincidió con ese punto de vista. “Debemos persistir en reformar y actualizar el sistema” de la OMC, dijo a la cadena estadounidense CNBC