Puerto Rico
Fotografía: Medios
San Juan, Puerto Rico.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, destituyó este lunes al secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, por unas declaraciones en las que aseguraba haber sido objeto de una extorsión y amenazas, así como de una conspiración para que no siga en su puesto.

“Durante la mañana de hoy el secretario de Hacienda realizó expresiones a los medios de comunicación, denunciando serias irregularidades en el Departamento que él tiene la responsabilidad de dirigir, las cuales nunca me informó. Ante esa situación y la pérdida de la confianza que implica, efectivo de inmediato he solicitado la renuncia a todos los cargos que ocupa en el Gobierno”, agregó Rosselló en un comunicado.

Las prácticas que el secretario Maldonado hace públicas “son graves y pudieran constituir serias violaciones a la ley”, dijo.

He impartido instrucciones, solicitando a la inspectora general, que se proceda con una investigación sobre las alegaciones que hoy hizo públicas Maldonado”, agregó Rosselló.

“Dichas denuncias tienen que ser investigadas de inmediato para no afectar la reputación de la inmensa mayoría de los funcionarios del Departamento de Hacienda que, cumpliendo con su responsabilidad, están transformando el sistema contributivo en uno más justo y eficiente en el recaudo de los recursos públicos y en el pago de los reintegros a los contribuyentes”, subrayó.

También indicó que debe presentar toda la evidencia que tenga ante las autoridades de justicia, tanto locales como federales, “para que todo el peso de la ley se aplique a quienes la hayan violentado”.

“De igual forma, designo al CPA Francisco Parés como secretario interino del Departamento de Hacienda. Estamos sometiendo la carta a tales efectos al Senado de Puerto Rico para el trámite correspondiente. Próximamente estaré realizando los nombramientos en propiedad correspondientes”, subrayó.

“Estamos haciendo el máximo esfuerzo posible para sacar a Puerto Rico adelante. No permitiré que actos de corrupción o de negligencia administrativa detengan el curso de la recuperación y reconstrucción de nuestra isla”, indicó.

“La misma frustración y decepción que siente nuestro pueblo ante situaciones como esta, la siento yo. Asumí la gobernación para dejar atrás la forma tradicional en que se atiende la administración pública vinculada al partidismo político. Hoy me reafirmo en ese compromiso con Puerto Rico”, concluyó.

Previamente, el presidente del opositor Partido Popular Democrático (PPD) de Puerto Rico, Aníbal José Torres, había pedido la dimisión del secretario de Hacienda.

“Ricardo Rosselló tiene la responsabilidad y el deber ministerial de comparecer ante los puertorriqueños y denunciar a las personas que han sido señaladas por la exsecretaria Teresa Fuentes y por el secretario, Raúl Maldonado. El Gobernador no puede optar por establecer distancias y callar para ver si el ciclo noticioso cambia de tema”, aseguró.

Hace cuatro días, la sombra de la corrupción volvía a merodear por los alrededores del ejecutivo de Puerto Rico por lo que Este decidió referir un asunto relacionado con contratos de varias agencias del gobierno con una empresa consultora a la Oficina de la Inspectora General para que realice una auditoría sobre los mismos, después de que se desvelara que el FBI indaga el asunto.

El nombre del Departamento de Hacienda y de su titular, Raúl Maldonado, no ha dejado de estar en el ojo de huracán.

Ya en enero estuvo en duda su nombre por una serie de contratos, otorgados presuntamente por él y que beneficiaron, supuestamente, a su hijo.

Maldonado reveló, en declaraciones a la emisora local WKAQ, que hay una conspiración para que no siga en su puesto de secretario de Hacienda.

En sus manifestaciones indicó que una investigación del FBI ha puesto de relieve que ha habido funcionarios de su departamento accediendo al sistema de Hacienda y que están llevando a cabo tráfico de influencias, venden licencias, destruyen documentos y acceden a datos de varios ciudadanos.

Además, alguien, presuntamente, lo extorsionó al decidir cambiarlo de posición y puesto debido a las investigaciones del FBI.