Denuncian al menos 220 familias que ocupan casas de fraccionamientos del programa Vivienda Digna, en Tlajomulco y Juanacatlán, ser amenazados por funcionarios de IPROVIPE para que las desalojen. Dice que fue la SEDESOL, mediante un sorteo, la dependencia que les otorgó las viviendas.