Inundaciones
Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

Han transcurrido 11 días desde que se desbordó el Arroyo Seco, en Zapopan, y las familias afectadas suplican por más apoyo humanitario.

Además, piden que el Ayuntamiento de Zapopan les ofrezca una solución de fondo para quienes perdieron sus viviendas, ya que, al tener daño estructural, se quedaron sin un sitio para vivir.

Margarita Jacinto Arrazola vive en la Colonia Colinas de los Robles, y relató cómo de un momento a otro su casa se inundó. Dijo que algunos de sus vecinos duermen en las azoteas y a muchos les faltan despensas.

“Yo estaba en el interior de mi casa y de repente sentí como que tembló. Se movió toda la casa. Me di cuenta, al abrir la puerta, que se había derrumbado una barda que está entre un río y la calle Álamos, por la Avenida Guadalajara. Posteriormente a eso yo colapsé también, porque no sabía qué estaba pasando y creí que era un temblor, porque se movió toda la casa. Llamé al 911, Protección Civil acudió posteriormente, como una media hora después”, expresó.

Por su parte, Octavio Álamos Rivera, presidente de Abogados sin Fronteras, explicó que el día de la primera inundación acudieron al sitio para prestar apoyo y se dieron cuenta cómo uno de los gaviones o represas que construyó el Ayuntamiento de Zapopan se “tronó” y eso agravó la tragedia para más de 500 familias que perdieron sus muebles, su ropa y algunas, su casa.

Por ello, sostuvo que este hecho pudo evitarse, ya que desde hace un año los vecinos le habían advertido del riesgo al alcalde Pablo Lemus: que los gaviones estaban llenos de escombro, pero nada se hizo.

“Pudimos constatar que los otros gaviones también están igual de tapados con escombro, están tapados con ramas. Esto posiblemente, si llega a llover de manera ‘atípica’, como dicen los de Protección Civil, porque si ustedes van a hablar con ellos, dicen: ‘No, no está reventado (el gavión)’. Dicen que fue sobrepasado y que simplemente se desbordaron. No es cierto. Se rompió y tenemos los videos de cómo llegó a las casas, cómo inundó. Hubo lugares que el agua llegó a dos metros de altura y no era agua, era lodo, era basura, eran ramas, eran árboles”, señaló.

Los vecinos y los activistas de diversas agrupaciones señalaron que la ayuda que da el Ayuntamiento de Zapopan es “insuficiente” y, por ello, muchos voluntarios están llevando comida caliente a las familias afectadas, pues en puntos como La Colmena, las autoridades municipales les dan dos tacos dorados por persona.
Ignacio Pérez Vega

Ignacio Pérez Vega