Ocotlán, Jalisco.

Un conflicto entre particulares en Cuitzeo paró momentáneamente la aprobación de los planes parciales de desarrollo en Poncitlán, en los que están incluidos los polémicos corredores industriales oriente y poniente, que han despertado la preocupación de pobladores y activistas ambientales por las consecuencias a mediano y largo plazo que podrían traer al facilitar la llegada de más industria al municipio. Fue durante la sesión extraordinaria de cabildo celebrada este martes siete de septiembre donde se tocó el punto y la síndico municipal Guadalupe Villa Nápoles, la que sugirió devolver la iniciativa a comisiones:

“La situación legal que guarda el plan de desarrollo de población de Cuitzeo de la Estancia en donde existe aún un juicio pendiente por resolver, plan que fue aprobado en administraciones pasadas y se encuentra actualmente impugnado y que tienen relación con este punto. Por ello yo considero que no es viable el someter a votación la citada iniciativa”.

Durante la sesión, no se profundizó sobre en qué consistía dicho conflicto ni las partes involucradas, sin embargo los regidores presentes consideraron que fue suficiente para devolver la iniciativa a comisiones, a pesar de que el conflicto concierne al Plan de Desarrollo de Población de Cuitzeo, mientras que los corredores industriales forman parte de los Planes Parciales de Desarrollo Urbano, corredor industrial poniente y oriente respectivamente.

Durante la misma sesión, la regidora de Morena Verónica Lomelí volvió a mostrar su inconformidad con estos proyectos, y aunque votó a favor de que se devolvieran a comisiones, puntualizó que lo que verdaderamente falta en el municipio ribereño es una declaratoria de emergencia sanitaria.

“Enrique Alfaro Ramírez, urge una declaratoria de emergencia sanitaria para Poncitlán y la región Ciénega. Jamás seremos aptos para corredores industriales y turísticos. Es obvio que para este goberandor y sus socios, la salud y la vida de los jaliscienses no les interesa. sólo sus negocios basados en crímenes de lesa humanidad”.

Son 8 mil 440.3 hectáreas las que comprenden ambos corredores, de estas, serán alrededor de 215 las que se destinen a una reserva urbana para industria ligera y de bajo riesgo, mediana y de riesgo medio, e incluso para la industria pesada y de alto riesgo, aunque en menor medida., así como áreas para el servicio a la industria y al comercio. 

Vale la pena mencionar, que en el Centro de Población de Cuitzeo, donde se encuentra el conflicto que detuvo la aprobación de la iniciativa, está ubicada la empresa Celanese, que a pesar de su cierre en 2019, todavía mantiene la mayoría de sus estructuras sin desmantelar.

Juan Carlos Salcido