Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco.

Se repite la historia de hace 8 años, la laguna de Cajititlán se volvió a llenar de miles de peces muertos de la especie conocida como “popochas”.

Desde las primeras horas del día pescadores y comerciantes miraban con asombro los peces que tapizaban el agua de la laguna, aunque lo que más llamó su atención fue encontrar tilapia muerta, ya que está a diferencia de la otra especie no cumple con ningún ciclo ni se encuentra sobrepoblada.

Fuera de cámaras pescadores de la zona indicaron que desde el mediodía arribaron trabajadores del ayuntamiento de Tlajomulco para realizar la limpieza del pez muerto y según ellos fueron varios camiones de alto tonelaje con los que retiraron la popochas pues desde San Juan Evangelista, Tres Reyes y La Noria se podían observar los peces muertos.

“Hubo gente del ayuntamiento aquí? Sí, demasiada, ¿Qué hicieron? Nos apoyaron con la recolección, trajeron maquinaria, venían brigadistas y protección civil, ¿Había más pescado? Yo pienso que fácilmente se llevaron una 40-50 toneladas, había camiones de 7 y 14 toneladas, fuimos a San Juan, Tres Reyes y La Noria también sacando de ahí”.

En 2014 más de 50 toneladas de popochas muertas fueron retiradas por lo que se supone es el ciclo de vida de está especie, hoy, pescadores de la zona reconocen está versión, pero también apuntan a los fertilizantes que se utilizan en la parcelas que se ubican a los alrededores de la laguna de Cajititlán, este medio solicito información a la dirección de Comunidad Social de Tlajomulco, pero hasta el momento no se obtuvo respuesta, según pescadores el día martes regresarán trabajadores del ayuntamiento para apoyarlos que el resto de peces que flotan en la laguna.

“Cada año es por los que siembran maguey, los que siembran maíz, vea todos los pastizales que hay aquí, la cosa es que baja agua del cerro y esa cosa ( fertilizantes) es bien fuerte, se mete a la laguna y pues ahí está”.

Y aunque el alcalde de Tlajomulco Salvador invita a la ciudadanía a visitar Cajititlán, los visitantes que conviven con peces muertos y su olor no se van muy convencidos del trabajo que se ha realizado en este emblemático lugar.

Pablo Toledo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here