Fotografía: EFE/Luis-Torres.
Ciudad Juárez, Chihuahua.

Activistas del colectivo Chopeke inauguraron este lunes un mural en la rivera del conocido Río Bravo que refleja los lazos que unen a las fronterizas poblaciones de Ciudad Juárez (México) y El Paso (EEUU).

Entre las imágenes que se representaron en el mural plasmado en el bordo (construcción a ambos lados de un río para contener las aguas) de dicho río, destacan unas manos que representan las culturas de México y Estados Unidos, que se fusionan a través de su gente.

También se aprecia una sombra de un adulto y un niño, lo que recuerda a los menores migrantes -tanto mexicanos como de otros lugares, principalmente de Centroamérica- que se dirigen, acompañados o no, hacia Estados Unidos en busca del “sueño americano”.

La obra tiene una dimensión de 180 metros cuadrados y en su elaboración participaron más de ocho personas que le dedicaron entre cuatro y ocho horas diarias durante dos semanas.

“El mural habla de dos países y dos entidades que están unidas. Internacionalmente hay un problema que no alcanzamos a distinguir y este tipo de protesta pacífica plasma cómo estamos unidos por historias de familias, más que por la política internacional”, dijo Jorge Pérez, el artista que dirigió la obra.

Él es mexicano, pero de padres y abuelos estadounidenses y lleva años sin cruzar a Estados Unidos. “Yo no he movido un dedo para visitar aquel país. Han llevado mis obras a exponer a museos de El Paso y a través de mi arte estoy presente en ese país”, confesó.

Además, el artista abrió una panadería hace dos años y dona piezas de pan a distintos albergues de Ciudad Juárez, como muestra de su interés en la migración y en estos temas binacionales.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here