Fotografía: EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ.
Bruselas, Bélgica.

Los ministros de Exteriores y Defensa de la Unión Europea abordarán la situación en Ucrania, dispuestos a estudiar más apoyos a ese país y más sanciones contra Rusia por haberlo invadido, y esperan respaldar la nueva estrategia de seguridad y defensa de la UE para los próximos diez años.

La agresión militar de Rusia a Ucrania será el tema central de este Consejo combinado de ministros de ambos ramos, que estará presidido por el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

En primer lugar, los titulares de Exteriores intercambiarán puntos de vista sobre el conflicto, abiertos a discutir un nuevo paquete de sanciones contra Moscú tras las que ya han golpeado duramente a la economía rusa, a oligarcas y el entorno del presidente ruso, Vladímir Putin.

Fuentes comunitarias no quisieron anticipar una quinta tanda de sanciones, pero aseguraron que siguen “preparándose para actuar” y garantizar que cierran todas las posibilidades de que Moscú logre eludir las medidas restrictivas impuestas.

Según dijeron, la UE está dispuesta a lanzar “rápidamente” más sanciones tanto contra Rusia como contra Bielorrusia, país que ha colaborado con el Kremlin cediendo su territorio a sus tropas.

En el Consejo, los ministros de Exteriores abordarán la vía multilateral y diplomática y las medidas de disuasión y de apoyo a Ucrania.

Asimismo, la necesidad de estabilidad en la región, especialmente en lo que se refiere a Moldavia y Georgia, pero también a los Balcanes.

De hecho, hablarán con el viceprimer ministro y responsable de Exteriores moldavo, Nicu Popescu, cuyo país también se ve amenazado por Rusia.

Más adelante los ministros de Defensa comunitarios también celebrarán una sesión con Ucrania como protagonista, en concreto los aspectos relacionados con la seguridad que entraña la guerra y la lucha contra la desinformación, y a ellos se unirá por videoconferencia su homólogo ucraniano, Oleksii Reznikov.