Fotografía: EFE/Luis Villalobos.
París, Francia.

México tiene las peores cifras de mortalidad de la OCDE desde que comenzó la crisis de COVID-19 a comienzos de 2020. Hasta el punto de que el aumento del número de fallecimientos triplica la media registrada en la organización.

En su informe bienal sobre la salud publicado, y que en esta ocasión se centra en el impacto del coronavirus, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señala que la epidemia ha causado directa e indirectamente entre 2020 y la primera mitad de 2021 un incremento medio de la mortalidad del 16 % respecto a los cinco años precedentes.

En México, sin embargo, el alza ha sido del 54,8 %. De hecho, se han producido allí prácticamente 4,500 decesos por cada millón de habitantes más de los que se podían esperar si no hubiera irrumpido la pandemia frente a apenas 2,000 en el conjunto de la organización.

Las 290,000 muertes oficialmente atribuidas a la COVID en ese país, en cualquier caso, significan menos de 2,000 fallecimientos por cada millón de habitantes, un contraste que según precisa a Efe Federico Guanais, uno de los autores del informe, se explica porque en México se hacen muchos menos test.

Es decir, que hay una parte significativa de los fallecimientos que se han producido desde 2020 que también se deben al coronavirus aunque no hayan sido detectados como tales.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here