Fotografía: EFE/Alejandro Zepeda.
Mexicali, Baja California.

En plena alerta por la sequía que azota el norte de México desde hace 20 años, los humedales basados en la naturaleza se han convertido en una solución para paliar la emergencia por la falta de agua.

Con la sequía galopante ha comenzado la creación de humedales basados en la naturaleza, como el anunciado en el Valle de Mexicali, Baja California, por donde fluye el Río Colorado, además de los que se construyen en Jalisco, Quintana Roo y Estado de México.

Un humedal es una zona de tierra plana que se inunda de manera permanente o intermitente creando un ecosistema híbrido. El humedal del Valle de Mexicali favorecerá a una población de 30 mil personas que se dedica en su mayor parte a tareas agrícolas.

El biólogo Guimel Muñoz explicó que con un humedal se están aprovechando herramientas que la misma naturaleza puede proveer para tratar las aguas residuales y darles un uso sin que afecte a la tierra de cosecha.

“Estamos aprovechando las herramientas que nos da la naturaleza. En este caso las plantas a través de sus raíces generan biofiltros que consumen los nutrientes que se tienen en exceso en agua residuales”, aseguró.

Muñoz destacó que los biofiltros tienen una función relevante ya que filtran los sólidos disueltos, neutralizan el PH, descompone los contaminantes y evitan la reproducción del metano, dándole así una nueva vida al agua.

“Todo el manejo de las aguas de tratamiento si lo hiciéramos de forma natural nos ahorraríamos millones de pesos, porque gracias al humedal se generan condiciones que favorecen a la fauna y el paisaje”, agregó el biólogo.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here