Marcha CUCSH
Fotografía: Violeta Meléndez
Guadalajara, Jalisco.

Por sexto día consecutivo se realizó este martes una marcha para exigir justicia por el asesinato de Giovanni López tras se detenido por policías de Ixtlahuacán de los Membrillos, se trató de una protesta pacífica donde se sumaron alrededor de 300 estudiantes principalmente de la Universidad de Guadalajara.

Otras de las principales motivaciones de esta nueva movilización fue pedir que se castiguen los abusos policiales registrados en protestas previas, exigir la destitución del fiscal Gerardo Octavio Solís y aclarar que no fueron los estudiantes de la casa de estudios quienes ejercieron violencia o destrozos durante la marcha del jueves pasado que terminó con lesionados y casi 30 detenidos.

El contingente partió del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades en La Normal rumbo a Casa Jalisco, donde les esperaban tres cercos de seguridad y un despliegue de mujeres policía. Una vez allí, los jóvenes leyeron un pronunciamiento.

“Las primeras personas en iniciar las confrontaciones no fueron manifestantes, incluso muchos de nosotros vimos cómo es que elementos policíacos se acercaban a tratar de agredir a los manifestantes cuando ellos no estaban haciendo nada, esta vez no nos quedamos callados. Lo que mostraron los noticieros fue únicamente la imagen de dos patrullas incendiadas y un policía quemado, no informaron al pueblo cómo se inició el conflicto”.

Los manifestantes fueron críticos con las instituciones de seguridad en el estado y dedicaron sus pancartas y consignas al abuso policial, la desconfianza de los ciudadanos hacia los elementos de la Fiscalía y al gobernador Enrique Alfaro, pues lo responsabilizan indirectamente de la muerte de Giovanni y directamente de las violaciones a derechos humanos cometidas el viernes por integrantes de la Fiscalía contra manifestantes y ciudadanos.

Frente a Casa Jalisco, testigos de lo ocurrido durante las jornadas violentas del jueves y viernes pasado relataron sus testimonios, en los cuales se mencionaron ilícitos graves como desaparición forzada.

“Dos de mis mejores amigas fueron secuestradas porque eso fue, un secuestro, las chicas todavía no llegaban al punto de encuentro donde iba a ser la concentración y las subieron a una camioneta en la cual las metieron a un estacionamiento de la Fiscalía pero eran unas jaulas, ni siquiera les tomaron datos, les quitaron los teléfonos”.

Los estudiantes permanecieron poco más de una hora frente a Casa Jalisco lanzando consignas de manera pacífica y adelantaron que las protestas continuarán hasta que se tomen medidas importantes en materia de seguridad en el estado.

Violeta Meléndez