general Cienfuegos
Fotografía: EFE/José Pazos/Archivo
Washington, Estados Unidos. 

El Gobierno de Estados Unidos anunció este viernes que se “reserva el derecho” de procesar al general Salvador Cienfuegos, después de que la Justicia mexicana rechazara ejercer acciones penales contra el exsecretario de Defensa.

“Estados Unidos se reserva el derecho a reiniciar el enjuiciamiento de Cienfuegos si el Gobierno de México no lo hace”, aseguró el Departamento de Justicia de EEUU en un comunicado de una frase en reacción a la decisión de la Justicia mexicana.

En una decisión que fue avalada por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, la Fiscalía General de la República (FGR) anunció este jueves que rechazaba ejercer acciones penales contra Cienfuegos, quien había sido acusado ante un tribunal de Nueva York de narcotráfico y blanqueo de activos.

El pasado 18 de noviembre, Cienfuegos quedó libre de cargos en Nueva York y fue trasladado a su país a petición del Departamento de Justicia, que anunció un acuerdo con México para que fuera allí donde lo investigaran y, en caso necesario, presentar cargos.

La jueza Carol Amon, encargada del caso en Brooklyn, explicó entonces que la petición de retirar los cargos provenía del entonces fiscal general, William Barr, y que el pacto sostendría la “estrecha colaboración entre las fuerzas de seguridad” de las dos naciones en sus esfuerzos por acabar con el crimen organizado.

Las magistrada aseguró entonces que no tenía “razón para dudar de que México buscaría seriamente procesar” al general y que no había indicios de “mala fe” por parte del Gobierno mexicano.

A raíz de una investigación de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), Cienfuegos, quien fue secretario de Defensa de Enrique Peña Nieto (2012-2018), fue detenido en el aeropuerto de Los Ángeles el 15 de octubre pasado y posteriormente trasladado a Nueva York.

La Fiscalía del distrito este de Nueva York, que decía tener un “caso sólido” contra el general mexicano, lo acusaba de haber estado implicado entre 2015 y 2017 en la producción, tráfico y distribución de mil kilos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetaminas, 5 kilos o más de cocaína y un kilo de heroína.

López Obrador respaldó la decisión de la Justicia mexicana y acusó a la DEA de “fabricar” el caso contra el general, considerado uno de los militares más reputados de las Fuerzas Armadas de su país y muy estimado entre la tropa.

“Ayer resuelve la Fiscalía que no procede la acusación que se le fabricó al general Cienfuegos por la agencia estadounidense encargada del combate a las drogas, por la DEA”, apuntó el mandatario en una conferencia de prensa.

La FGR mexicana determinó que tras el análisis de las pruebas de las autoridades estadounidenses y las proporcionadas por Cienfuegos “se llegó a la conclusión de que nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas”, ni que la protegiera o ayudara.

Las autoridades mexicanas se han quejado de que la investigación de la DEA se hizo sin su conocimiento y sin que se le informara hasta que se produjo la detención del general, en octubre pasado.

Tras la detención, López Obrador acusó a Estados Unidos de injerencia de la DEA en México.