protestas de barras bravas
Fotografía: Javier Torres - AFP
Santiago, Chile.

Cerca de un centenar de integrantes de barras bravas del popular club Universidad de Chile se manifestaron este sábado durante un partido del torneo local por la muerte de un hincha de un club rival, hecho que recrudeció la violencia de la crisis social en el país.

A las afueras del estadio Nacional se reunieron decenas de hinchas de la U que se enfrentaron a la policía mientras ingresaban al estadio para el juego contra el modesto Curicó Unido. Los desórdenes continuaron en las puertas de ingreso a la cancha del escenario deportivo, donde los fanáticos levantaron barricadas y lanzaron piedras a la policía, que los dispersó con gases lacrimógenos y carros lanza agua, constató un periodista de la AFP.

El resto del público que asistió al partido decidió irse varios minutos antes de que concluyera, cansados de los gases lacrimógenos que también provocaron molestias a los jugadores. Tras el juego, los choques continuaron fuera del estadio pero fueron controlados por los agentes antidisturbios.

La violenta hinchada de la U, conocida como Los de Abajo, respondió así al llamado por redes sociales de continuar las protestas por la muerte de un fanático de Colo Colo ocurrida el martes por la noche luego de que fuera atropellado por un carro policial en medio de disturbios tras un partido por el torneo local disputado en Santiago.

Otro partido disputado el viernes en el norte de Chile entre Coquimbo Unido y Audax Italiano tuvo que ser cancelado debido a desórdenes protagonizados por hinchas que atacaron a personal del estadio y destruyeron cámaras del canal de televisión que emitía el juego.

Si bien la violencia de las barras en Chile se ha hecho recurrente, la muerte del hincha tuvo otro matiz en medio de la crisis social que sufre el país desde el 18 de octubre. Los barristas se han unido a manifestantes y vándalos para realizar protestas violentas, saqueos e incendios del comercio que han dejado cuatro muertos desde el martes.

Durante el estallido social han muerto 31 personas según últimas cifras de la Fiscalía Nacional, mientras que más de 5 mil 5000 presentaron denuncias por violaciones a los derechos humanos por partes de agentes de seguridad del Estado.