Zimbabue elecciones
Fotografía: Marco Longari - AFP
Harare, Zimbabue.

El opositor Nelson Chamisa ganó las primeras elecciones de Zimbabue tras 40 años de gobierno del defenestrado Robert Mugabe, dijo este martes Tandai Biti, uno de los principales responsables del Movimiento para el cambio democrático (MDC).

“Los resultados muestran más allá de cualquier duda que hemos ganado las elecciones y que el próximo presidente de Zimbabue es Nelson Chamisa” explicó Biti, exministro de Finanzas.

“Estamos sin embargo muy preocupados por las pruebas de interferencia… hay un retraso deliberado en el anuncio de los resultados”, añadió.

La comisión electoral, muy criticada por la oposición durante todo el proceso electoral, había afirmado antes que “no hubo ningún fraude” en las elecciones.

“Queremos mostrar al pueblo zimbabuense que no robaremos la elección” de los ciudadanos, aseguró la presidenta de la comisión Priscilla Chigumba. “Sea cual fuere nuestros resultados, reflejarán exactamente lo que el pueblo decidió”, añadió.

Los dos principales candidatos de la elección presidencial en Zimbabue, el mandatario Emmerson Mnangagwa y el opositor Nelson Chamisa, habían afirmado más temprano que estaban ganando los comicios celebrados el lunes.

El mandatario Emmerson Mnangagwa, líder del ZANU-PF y ex brazo derecho de Mugabe, se mostró confiado.

“Las informaciones obtenidas por mis representantes en el terreno son extremadamente positivas”, aseguró. “Espero pacientemente los resultados, conforme a la Constitución”, agregó en Twitter ufanándose por la elevada tasa de participación.

Los resultados oficiales de la elección presidencial, legislativa y municipal, en la que principalmente se disputan los cargos candidatos del Zanu-PF, el partido al mando desde 1980, y el Movimiento para el cambio democrático (MDC), no fueron anunciados aún.

Las autoridades electorales estimaron que la participación era del 75% una hora antes del cierre de los colegios electorales el lunes. En los comicios compitieron 23 candidatos.

Los observadores de la Unión Europea (UE), antes vetados, estuvieron presentes por primera vez en años e informaron que hubo una alta participación, pero advirtieron de posibles “deficiencias” en el proceso.

“Hubo deficiencias que va a haber que revisar. Todavía no sabemos si se trata de un patrón o si se trató de mala organización en algunos recintos”, dijo a la AFP Melar Bron, el jefe de los observadores de la UE. La misión publicará un informe el miércoles.

– Resultados el 4 de agosto –

Con un universo electoral de 5,6 millones de votantes registrados, los resultados de los comicios, presidenciales, parlamentarios y de autoridades locales, serán publicados el 4 de agosto.

Si ningún candidato a la presidencia llega al 50%, está prevista la celebración de una segunda vuelta el 8 de septiembre.

Mugabe, de 94 años, que fue depuesto por los militares en noviembre, votó en Harare, acompañado por su esposa, Grace. El domingo había realizado una sorpresiva rueda de prensa en su mansión en la que llamó a votar en contra de su partido, el ZANU-PAF.

Mnangagwa, que votó en su circunscripción en el centro de Zimbabue, dijo que Mugabe tenía el derecho a expresarse en el nuevo “espacio democrático” que tiene el país.

El sucesor de Mugabe, de 75 años, ha prometido cambios y es el claro favorito, beneficiándose del apoyo tácito de los militares, la lealtad de la prensa estatal y el control de los recursos gubernamentales que tiene su partido.

– “Libertad y la democracia” –

“Zimbabue experimentó una bella expresión de lo que es la libertad y la democracia. Por millones, votamos con un espíritu de tolerancia, respeto mutuo y paz”, escribió Mnangagwa en Twitter tras el cierre de las urnas.

Su rival, el candidato del LDC es un abogado y pastor de 40 años que ha registrado un alto apoyo en las encuestas, con una apuesta por captar el voto joven.

La votación transcurrió mayoritariamente sin incidentes, pese a las advertencias del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, que alertó sobre intimidaciones y amenazas durante la campaña.

El nuevo gobierno enfrentará la tarea de luchar contra el desempleo endémico y una economía en ruinas, con peregrinación, que hizo huir a los inversores.

“Aunque los inversores siguen siendo escépticos sobre si la antigua mano derecha de Mugabe ha pasado la página, la ofensiva de seducción de Mnangagwa con los gobiernos occidentales y las empresas al menos le ha otorgado un salvavidas en las elecciones”, afirmó en una nota Charles Lauree, analista de Verisk Maplecrodt.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here