Fotografía: José Méndez - EFE    
Ciudad de México, México.

La Fiscalía General de la República (FGR) confiscó una vivienda que pertenece a la esposa del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, en Ixtapa, informaron este jueves fuentes periodísticas.

La residencia, que tiene acceso a la playa y está valuada en 1,9 millones de dólares, fue comprada presuntamente con un soborno del dueño de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira, sujeto en España a un proceso de extradición.

Fuentes de la Fiscalía citadas por Milenio y Reforma, señalaron que la residencia fue confiscada este mismo jueves.

Lozoya, su esposa Marielle Helene Eckes, su madre Gilda Margarita Austin y su hermana Gilda Susana, tienen órdenes de detención en México por presuntos depósitos a una empresa que sirvió para la compra de dos residencias, la de Ixtapa y una más en Ciudad de México.

De acuerdo con la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, en la compra de la casa de Ixtapa que ha sido asegurada, participó como intermediario el abogado Juan Carlos Quintana, secretario del Consejo de Administración de AHMSA.

La residencia fue pagada con una transferencia hecha el 5 de agosto de 2013 desde una cuenta bancaria en Suiza a nombre de una empresa creada en Islas Vírgenes Británicas de nombre Tochos Holding Limited, cuyo presunto beneficiario eta el propio Emilio Lozoya, de acuerdo con Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Esta organización comentó que el dinero lo recibió una empresaria de bienes raíces llamada Nelly Aguilera, quien compró la residencia y transfirió su propiedad a la esposa de Lozoya, que estuvo representada en la firma por el abogado Quintana.

Lozoya Austin está acusado de operaciones con recursos de procedencia ilícita en relación con la compra en 2013 a AHMSA de una empresa de fertilizantes con un sobreprecio de más de 500 millones de dólares.

Adicionalmente es investigado por el caso de corrupción de Odebrecht que supuestamente le dio sobornos por 10 millones de dólares cuando era funcionario de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Ancira fue detenido el 28 de mayo en Mallorca, España, y este 1 de julio abonó la fianza de un millón de euros (1,13 millones de dólares) impuesta por un juez español para salir de prisión mientras se decide sobre su extradición a México, donde es reclamado por corrupción y blanqueo.