servicios inteligencia EEUU
Fotografía: Alex Edelman - AFP
Washington, Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, protagonizó este miércoles una nueva disputa con los servicios de inteligencia del país y los calificó de “ingenuos”, después de que los jefes de las principales agencias lo contradijeran en varios temas de política exterior.

“¡Tal vez Inteligencia debería regresar a la escuela!”, tuiteó el mandatario.

Esta no es la primera vez que Trump cuestiona públicamente a sus servicios de inteligencia, aunque esta vez fue especialmente vehemente.

En la audiencia del martes ante el Comité de Inteligencia del Senado sobre las amenazas globales que enfrenta Estados Unidos, el director de Inteligencia, Dan Coats, y la jefa de la CIA, Gina Haspel, ambos nombrados por Trump, mostraron sus diferencias en temas como Siria, Corea del Norte o Irán.

“¡La gente de Inteligencia parece ser extremadamente pasiva e ingenua cuando se trata de los peligros de Irán. Están equivocados!”, siguió el presidente.

La directora de la CIA puso en duda que Irán esté activamente buscando contar con armas nucleares, que fue la justificación que dio Trump para bajarse unilateralmente el año pasado del acuerdo nuclear firmado con Teherán en 2015.

Tras la salida del acuerdo, negociado por la administración de Barack Obama, Trump decidió restablecer las sanciones contra Irán que estaban vigentes antes del pacto.

“Cuando me convertí en presidente, Irán estaba generando problemas en todo Medio Oriente y más allá. Desde que terminamos con este horrible acuerdo nuclear son MUY diferentes, aunque una fuente de peligro y conflicto potencial”, escribió este miércoles en Twitter.

“Están probando misiles (la semana pasada) y más, están llegando muy cerca del límite (…) Cuidado con Irán”, apuntó.

Las diferencias con Trump surgieron también en el tema norcoreano.

“Seguimos considerando que es poco probable que Corea del Norte esté dispuesta a renunciar a todas sus armas nucleares y a sus capacidades de producción, a pesar de que pretende negociar una desnuclearización parcial para obtener importantes concesiones internacionales y de Estados Unidos”, aseguró Coats en su informe al Congreso.

Su análisis se encuentra a años luz de las declaraciones de Trump tras la histórica cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong Un, el pasado 12 de junio en Singapur. “Ya no hay amenaza nuclear por parte de Corea del Norte”, afirmó entonces.

Y se conoce pocas antes de la segunda cumbre que Trump tiene previsto celebrar con el líder norcoreano para negociar una desnuclearización de Pyongyang.

Trump se defendió en Twitter: “La relación de Corea del Norte con Estados Unidos es la mejor de todos los tiempos”.

“El tiempo dirá lo que ocurrirá con Corea del Norte, pero al final de la admnistración pasada la relación era horrenda y estaban por pasar cosas muy mala. Ahora es otra historia. Espero con ansias ver en breve a Kim Jong Un”.