PekínChina.

China reducirá del 25% al 15% los aranceles que aplica a los vehículos importados a partir de julio, una nueva señal de distensión en la confrontación comercial con Estados Unidos.

Tres días después de que las dos principales economías mundiales anunciaran una tregua en su inminente guerra comercial, Pekín tomó esta medida que abrirá un poco más su mercado a los fabricantes de automóviles extranjeros como Ford, Toyota, Volkswagen o PSA.

Los aranceles pasarán del 25% actual al 15% a partir del 1 de julio, indicó el ministerio de Finanzas, justificando su decisión para “promover la reforma de la oferta y la transformación y la modernización del sector”.

También se reducirán los aranceles a las piezas de recambio de automóviles, que pasarán al 6% frente a la horquilla actual de entre el 8% y el 25%.

El presidente chino, Xi Jinping, ya había anunciado en abril que iba a rebajar de manera “considerable” los aranceles a los automóviles, pero sin dar detalles ni fechas.

El elevado arancel del 25% a los coches importados —comparado al 2,5% que aplica Estados Unidos— era uno de los puntos de fricción comercial con Washington y el presidente Donald Trump lo ha citado en varias ocasiones como ejemplo de la política “proteccionista” del régimen comunista chino.

China es el mayor mercado del automóvil del mundo, con ventas de 28,9 millones de vehículos en 2017, según datos de la federación profesional china CAAM.

Las marcas extranjeras dominan el mercado, con el 55% de las ventas en el primer trimestre de 2018, aunque la mayoría fabrican sus coches en China.