OttawaCanadá.

Canadá reforzó sus medidas para contrarrestar el dumping de acero en su mercado y evitar convertirse en una puerta de entrada a Estados Unidos para los productores extranjeros afectados por el nuevo impuesto estadounidense de 25%, dijo el martes el primer ministro Justin Trudeau.

“No permitiremos que prácticas comerciales desleales como el desvío del acero y del aluminio que comprometa o amenace a industrias norteamericanas”, dijo en un comunicado.

“Canadá no será utilizada para desviar exportaciones que tengan como destino otros mercados norteamericanos”, agregó Trudeau en referencia a los productos que pueden cruzar la frontera libre de impuestos debido a las disposiciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TCLAN.

El primer ministro canadiense habló de las “importantes medidas que ha tomado Canadá” en una conversación telefónica el lunes con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Canadá actuará, por ejemplo, contra las empresas que intentan evitar los aranceles “modificando levemente sus productos o ensamblándolos en Canadá o en un tercer país”, según el primer ministro.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá dispondrá de más recursos para “determinar si los precios pedidos en el mercado interno del exportador, que se utilizan con fines comparativos, son confiables o están distorsionados”.

El jueves pasado, el presidente estadounidense autorizó la suspensión hasta el 1 de mayo de los impuestos estadounidenses a las importaciones de acero y aluminio de varios de sus principales socios, incluido Canadá, su mayor proveedor de estos dos metales.

Canadá secundó recientemente a Estados Unidos al acusar a China de “dumping” en el mercado mundial del aluminio y el acero.

“Nuestras empresas y nuestros trabajadores dependen de nuestras industrias integradas, y tomaremos medidas firmes para defender y proteger nuestras relaciones comerciales más importantes”.