Fotografía: AFP
TegucigalpaHonduras.

El gobierno de Honduras suspendió este lunes las garantías constitucionales por siete días “para contener el avance del coronavirus”, una medida que limita la movilización de las personas y suspende actividades laborales en los sectores público y privado.

“Quedan restringidas a nivel nacional, por un plazo de siete días (…) las garantías constitucionales”, según un decreto aprobado en el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, integrado por el presidente, Juan Orlando Hernández, y los jefes de los demás poderes del Estado, además de militares, policías y otras autoridades.

La decisión forma parte de “las nuevas medidas adoptadas para contener el avance del coronavirus en el territorio”, donde se han registrado seis casos.

Con el decreto se suspenden las labores en el sector público y privado, eventos de todo tipo, el transporte público, actividades religiosas, negocios y reitera la decisión de cerrar aeropuertos y fronteras.

Las personas unicamente podrán circular para compras de alimentos, medicinas, asistir a establecimientos sanitarios y acudir a lugares de trabajo autorizados, como farmacias, laboratorios, bancos, gasolineras y hoteles.

A las empresas que no acaten el llamado a cerrar operaciones “se aplicarán sanciones según el Código Penal, que puede llegar a cárcel por seis meses”, declaró a medios locales el ministro de Trabajo, Carlos Madero.

La alcaldía de la ciudad de Choluteca, en el sur de Honduras, había decretado este lunes un toque de queda de 48 horas después de que se registrara un caso de coronavirus en el municipio.

También el alcalde del caribeño puerto de La Ceiba, Jerry Sabio, anunció en redes sociales un toque de queda a partir de las 19H00 locales (01H00 GMT) del lunes “para poder mantener el orden y que la ciudadanía se mantenga en su casa previniendo la propagación del Covid-19”.

El domingo, la policía evacuó a gran cantidad de personas de centros comerciales y playas para evitar aglomeraciones.

nl/mas/dga