prestaciones a policías
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El Gobierno de México garantizó este miércoles respetar las condiciones laborales a los policías federales, que este miércoles se manifestaron en distintos puntos de la Ciudad de México en contra de ser traspasados a la Guardia Nacional, un nuevo cuerpo de seguridad impulsado por el Ejecutivo.

En conferencia de prensa, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, garantizó que “no debe haber ningún motivo de preocupación” puesto que no habrá ninguna alteración que tenga que ver con sueldos, prestaciones, antigüedad y grado de los policías federales.

Asimismo, enfatizó que “la transferencia de elementos de la Policía Federal a la Guardia Nacional será voluntaria”.

“Se respetarán sus salarios, prestaciones, antigüedad laboral y capacitación en cumplimiento a lo que establece la ley y el reglamento de la Guardia Nacional”, aseguró Durazo.

Este miércoles, cientos de policías se manifestaron contrarios a incorporarse a la Guardia Nacional en distintos puntos de la Ciudad de México.

La mayoría de protestantes se concentraron afuera del Centro de Mando de la Policía Federal, ubicado en la alcaldía de Iztapalapa, en el oriente de la capital, creando leves disturbios.

Durazo aclaró que la Guardia Nacional no funcionará por operativos, sino que los integrantes estarán adscritos a las distintas regiones en que se divide el país, donde podrán establecerse con su familia.

La Guardia Nacional “no va a tener a sus elementos de arriba hacia abajo de un lado para otro”, garantizó.

Y, en caso de que haya un traslado extraordinario, “se seguirán cubriendo los gastos relativos a alimentación, hospedaje y viajes”.

En caso de que los policías no quieran ingresar o no pasen las evaluaciones correspondientes para entrar a la Guardia, estos podrán ser trasladados a otras entidades gubernamentales como el Instituto Nacional de Migración (Inami), el Servicio de Protección Federal o la Comisión Nacional de Búsqueda.

“Respetando su antigüedad, derechos y prestaciones que correspondan”, agregó.

Los que sí quieran entrar a la Guardia, al contrario de lo que los manifestantes creen, “sí tendrán incentivos”.

“Si no hubiese incentivos, obviamente esos elementos no permanecerían en la Guardia Nacional y es de nuestro interés que permanezcan porque es con esa permanencia que será posible consolidar este cuerpo de seguridad”, aseveró.

El titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana atribuyó las protestas de este miércoles a la desinformación sembrada en “diversos grupos de inconformes” dentro de la propia Policía Federal.

Por el momento, la mesa de diálogo sigue abierta con los insurrectos y se pondrá a disposición de los agentes una oficina donde podrán gestionar y solucionar sus dudas.

Según dijo Durazo, el Gobierno espera que en las próximas horas las protestas cesen, pues tienen información de que “los representantes de los inconformes” están reconsiderando “sus vías para expresar” su descontento.