Lima, Perú.

El expresidente Alberto Fujimori retornó a la base policial donde cumple una condena de 25 años por crímenes de lesa humanidad, tras pasar 24 horas internado en una clínica de Lima para ser evaluado por dolores de columna.

“El expresidente pasó por una resonancia magnética, pero él prefiere continuar su tratamiento en la Diroes (base policial al este de Lima). Ya está allá nuevamente”, dijo Alejandro Aguinaga médico personal de Fujimori, citado el domingo por el diario El Comercio.

Fujimori, de 78 años y de origen japonés, pasó la noche del viernes al sábado en la clínica Peruano Japonesa de la capital peruana.

Según Aguinaga, Fujimori tiene desde hace algunas semanas problemas para desplazarse con normalidad por problemas en la columna, malestar por el que ya fue internado en enero pasado.

“Tiene problemas en la columna, gastritis y la aparición de pequeñas erupciones o leucoplasias en la lengua”, dijo Aguinaga a periodistas el sábado al resumir el estado de salud de Fujimori, quien padece de una lesión cancerígena en la boca desde hace años y por la cual ha sido operado.

En 2013 los cuatro hijos de Fujimori solicitaron un indulto al entonces presidente Ollanta Humala por los problemas de salud de su padre. El pedido fue rechazado en base a un informe médico indicando que no reunía las condiciones de gravedad para recibir ese beneficio.

Fujimori cumple desde 2007 una condena de 25 años de cárcel por corrupción y violación de los derechos humanos durante su gestión, en el marco de la lucha contra la guerrilla de Sendero Luminoso.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here