hot cakes
Fotografía EFE
Ciudad de México, México.

Estudiantes de la Universidad del Valle de México elaboraron unos hotcakes que ayudan a prevenir el síndrome de fragilidad y pérdida de masa muscular en la personas mayores de 50 años y de la tercera edad, informó la institución académica.

Según detallaron los estudiantes de la licenciatura en Nutrición en un boletín, la novedad de este panqueque es que usa como base la avena, que es una fuente de hidratos de carbono rica en fibra y reduce la absorción de grasas.

Además, esta tortita está fortificada con proteína en polvo.

Para su preparación se combina con huevo y leche, de preferencia que sea alta en proteínas, lo cual ayuda a que en una sola comida haya aproximadamente 15 gramos de proteínas, las cuales son fundamentales para la formación y reparación de los músculos.

Además, dijeron los estudiantes, su consistencia es suave, lo que facilita la ingesta en las personas mayores.

Carlos Arturo Pinzón Cordero, uno de los creadores, explicó que el síndrome de fragilidad y la pérdida de masa muscular, conocida como sarcopenia, es un síndrome mayormente geriátrico, pero que también puede afectar a personas maduras con hábitos de vida sedentarios.

Esta baja involuntaria de musculatura se presenta a partir de los 50 años y “es consecuencia de la falta de actividad física” y una nutrición inadecuada, principalmente en la ingesta de proteína, “que es nuestra principal estructura muscular”.

Esto quiere decir que entre menor músculo tenga una persona, menor densidad ósea tendrá.

Pinzón comentó que una de las principales consecuencias de esta condición es la osteoporosis.

Sin embargo, recalcó, el consumo de este producto debe ser combinado con actividad física de fuerza, resistencia y una sobrecarga progresiva, todo supervisado por especialistas y fisioterapeutas.

Estos panqueques ya están siendo probados en un asilo en la ciudad de Puebla, donde buscan evitar catabolismo proteico entre los músculos de los ancianos y el desgaste en articulaciones como las rodillas.

Del mismo modo, dijeron, con el proyecto buscan que la población tome conciencia de la importancia de hacer actividad física adecuada a sus necesidades y capacidad, así como la importancia de nutrirse.

“Deseamos ver una población juvenil más sana a partir de una buena ingesta de proteínas” que tengan “una vejez más saludable y más activa, lo que va a reducir costos al sector salud y mayor proactividad de los adultos mayores”, comentó Pinzón.

Junto con Pinzón trabajaron también Carla Camila Díaz y Guadalupe Velázquez, todos estudiantes de nutrición de la UVM Puebla.